Infalible


Liba mi bálano
a la sombra del mirobálano.
Hank-Hendrik Henriksen
.

No viste como un poeta,
ni como un dandi,
no gasta ni tiene
el pelo ni la barba de un poeta,
ni de un asceta,
ni mira con los ojos extraviados
de un poeta,
no recita ni publica
ni juega al juego de la plica,
lleva una vida disoluta
mas no bohemia,
las santas maldiciones
le resbalan los pantalones,
aunque a veces, algo inquieta,
se le queda la mano en la bragueta:
es imposible
                          que sea un poeta.

egm.2020



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s