Alice Oswald

Varios portentos


Varias estrellas. Varios reyes.
Varios atardeceres, señales, percepciones superficiales.
Numerosas atenciones minuciosas, muchos observadores expertos,
mucho frío, mucha tiniebla imperiosa.

Varias largas Penumbras invernales.
Varias Estrellas Terribles y Solitarias .
Numerosas Noches Glaciales, muchas Flores Celestes nunca vistas.
Numerosas personas que aparecen (algunas reyes) agarrando las estrellas.

Más de una Estrella del Norte, más de una Estrella del Sur.
Varios trillones de galaxias elípticas, nebulosas burbuja, sistemas binarios,
diversos anillos de polvo, diversas rutas por distintos grosores de oscuridad,
muchos túneles hacia el espacio profundo, mentes yendo y viniendo.

Muchas visiones, muchos cielos mejorados digitalmente,
todo tipo de destellos concentrados en telescopios:
llamas fulgurantes, llamas de gas, franjiblancas llamas de Negrura,
llamas de maravilla y/o agua, copos de nieve, estrellas de escarcha…

Varios astrónomos atónitos que dilatan sus ojos,
varios astronautas saltando a la destierra desalentada,
varios mapas lunares de cinco mil años de antigüedad,
varios ciegos que sienten a través de los firmamentos en braille.

Varios dioses forjando bellos trabajos en bronce,
broches, coronas, trípodes, copas y cadenas,
y toda clase de estrellas de piedra seca unidas sin mortero.
Muchos Sabios remarcando el clima irregular.

Muchas energías de exilio, muchos seguidores en voz baja,
relojes de ingenio de varios ejes brillantes,
adivinos, cazadores en el Alto País del Zodíaco,
navegantes agitándose, atados a una estrella…

Diversas personas volviendo a casa (algunas reyes). Diversos faros.
Dos o tres niños de pie o sentados en el muro bajo.
Diversos vientos, el Viento Marino, los sonorosos Vientos Vespertinos
soplando las estrellas hacia ellos, trayendo nieve.


Alice Oswald. Various Portents (poetryfoundation.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Various Portents

Various stars. Various kings.
Various sunsets, signs, cursory insights.
Many minute attentions, many knowledgeable watchers,
Much cold, much overbearing darkness.

Various long midwinter Glooms.
Various Solitary and Terrible Stars.
Many Frosty Nights, many previously Unseen Sky-flowers.
Many people setting out (some of them kings) all clutching at stars.

More than one North Star, more than one South Star.
Several billion elliptical galaxies, bubble nebulae, binary systems,
Various dust lanes, various routes through varying thicknesses of Dark,
Many tunnels into deep space, minds going back and forth.

Many visions, many digitally enhanced heavens,
All kinds of glistenings being gathered into telescopes:
Fireworks, gasworks, white-streaked works of Dusk,
Works of wonder and/or water, snowflakes, stars of frost…

Various dazed astronomers dilating their eyes,
Various astronauts setting out into laughterless earthlessness,
Various 5,000-year-old moon maps,
Various blindmen feeling across the heavens in braille.

Various gods making beautiful works in bronze,
Brooches, crowns, triangles, cups and chains,
And all sorts of drystone stars put together without mortar.
Many Wisemen remarking the irregular weather.

Many exile energies, many low-voiced followers,
Watches of wisp of various glowing spindles,
Soothsayers, hunters in the High Country of the Zodiac,
Seafarers tossing, tied to a star…

Various people coming home (some of them kings). Various headlights.
Two or three children standing or sitting on the low wall.
Various winds, the Sea Wind, the sound-laden Winds of Evening
Blowing the stars towards them, bringing snow.

Luís Miguel Nava

Recónditas palabras


Me inquietan las huellas de los dedos
de dios junto a la raíz de la carne, al indeciso
equilibrio del alma
en la balanza, a la cicatriz
azul del cielo sobre el destino.

El mar neumático, a voluntad
del cual contra los sentidos se nos hacen
y deshacen los ávidos recuerdos,
asalta mis sentidos, tenebrosos

cráteres excavados
en el espíritu y a través
de los que, incandescentes, las imágenes
del mundo sobre él mismo se derraman

como una lava espesa, esos sentidos
que, como aéreos
estigmas, nos imprimen
en la carne la cicatriz del cielo, la indecisa
forma de las imágenes

del mundo que se elevan
más alto que el alma o el aliento
de quien dentro de nosotros
aviva su llama. Lo que nos sale
del corazón viene hirviendo.

La carne, al ras
de la que el cielo se curva, báscula
que dios dejó en los alrededores
de cualquier aldea

cubriéndose de óxido, cicatriz
pesada, combustible, con raíz
en la más profunda tiniebla, la carne ancla
sumergida en el destino, se eleva vertical

de nuevo donde los recuerdos
se hacen y deshacen
con todo el azul del cielo
allá dentro tratando de romperla.

Sentados en la cubierta, como si fuera
ya de noche y nos supiese
el pan al rancio de la memoria, contemplamos
a los rudos marineros.

Después de que por la cuesta buscáramos
en vano una escalera de la que el último
peldaño estuviera ya dentro de la memoria,
suspendido en la memoria,

se deshace de nuestros huesos
la carne, con su algo de lírico y festivo,
en zonas portuarias donde el mar
se nos sale del corazón para saltar al muelle,

y, ahora que comienzan
los años a pesar
más hacia atrás que hacia adelante, acuden
recónditas palabras a nuestros oídos:

«Se cerraron tus ojos y yo me quedé fuera»,

«En tus manos comienza el precipicio».


Luís Miguel Nava. Recônditas palavras (oslivrostristes.blogspot.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Recônditas palavras

Inquietam-me as dedadas
de deus rente à raiz da carne, ao indeciso
equilíbrio da alma
na balança, à cicatriz
azul do céu sobre o destino.

O mar pneumático, ao sabor
do qual contra os sentidos se nos fazem
e desfazem as ávidas lembranças,
assalta-me os sentidos, tenebrosas

crateras escavadas
no espírito e através
das quais, incandescentes, as imagens
do mundo sobre ele próprio se derramam

como uma lava espessa, esses sentidos
que, como aéreos
estigmas, nos imprimem
na carne a cicatriz do céu, a indecisa
maneira de as imagens

do mundo se guindarem
mais alto do que a alma ou o alento
de quem dentro de nós
aviva a sua chama. O que nos sai
do coração vem a ferver.

A carne, ao rés
da qual o céu se encurva, báscula
que deus deixou nos arredores
dum qualquer lugarejo

a encher-se de ferrugem, cicatriz
pesada, combustível, com raiz
nas mais profundas trevas, a carne âncora
submersa no destino, ergue-se a pique

de novo onde as lembranças
se fazem e desfazem
com todo o azul do céu
lá dentro a procurar rompê-Ia.

Sentados no convés, como se fosse
já noite e nos soubesse
o pão ao ranço da memória, contemplamos
os rudes marinheiros.

Depois que pela encosta procurámos
em vão uma escada de que o último
degrau fosse já dentro da memória,
suspenso na memória,

desfaz-se-nos dos ossos
a carne, com o seu quê de lírico e festivo,
em áreas portuárias onde o mar
nos sai do coração para galgar o molhe,

e, agora que começam
os anos a pesar
mais para trás que para a frente, acodem-nos
recônditas palavras aos ouvidos:

«Fecharam-se-te os olhos e eu fiquei de fora»,

«Nas tuas mãos começa o precipício».

Chris Rea

El camino al infierno


Parado en una carretera
vi a una mujer
junto al camino
con una cara que reconocí como la mía
reflejada en el cristal.
Entonces ella se acercó a mi ventanilla
y se inclinó muy lentamente.
Una presión aterradora me paralizó en la sombra.
Ella habló: «¿Qué haces aquí, hijo?
Mi temor por ti me ha removido en mi tumba».
Le dije: «Mamá, vengo al valle de los ricos,
a venderme a mí mismo».
Ella añadió: «Hijo, este es el camino al infierno.
En tu viaje a través del páramo,
desde el desierto a la fuente,
te has desviado por la autopista del infierno».

Así que estoy en pie junto al río,
pero el agua no fluye,
hierve con todo el veneno que se te ocurra pensar.
Y estoy debajo de una farola,
pero sé que la luz de la alegría se ha espantado,
más allá de lo creíble, bajo las sombras
y el perverso miedo a la violencia
ahoga la sonrisa en cada rostro,
y el sentido común está tocando el timbre.
Esto no es un colapso tecnológico,
no, este es el camino al infierno.

Y todos los caminos se atascan con el crédito
y tú no puedes hacer nada.
Solo hay trozos de papel volando lejos de ti.
Oh, mira el mundo, mira bien
lo que se aproxima.
Debes aprender pronto la lección y aprenderla bien.
Esta no es una rápida autovía ascendente,
no, este es el camino,
dijo que este es el camino,
este es el camino al infierno.


Chris Rea. The Road to Hell (youtube.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Road to Hell

Stood still on a highway
I saw a woman
By the side of the road
With a face that I knew like my own
Reflected in my window
Well she walked up to my quarterlight
And she bent down real slow
A fearful pressure paralysed me in my shadow
She said ‘son what are you doing here
My fear for you has turned me in my grave’
I said ‘mama I come to the valley of the rich
Myself to sell’
She said ‘son this is the road to hell
On your journey cross the wilderness
From the desert to the well
You have strayed upon the motorway to hell’

Well I’m standing by the river
But the water doesn’t flow
It boils with every poison you can think of
And I’m underneath the streetlight
But the light of joy I know
Scared beyond belief way down in the shadows
And the perverted fear of violence
Chokes the smile on every face
And common sense is ringing out the bell
This ain’t no technological breakdown
Oh no, this is the road to hell

And all the roads jam up with credit
And there’s nothing you can do
It’s all just bits of paper flying away from you
Oh look out world, take a good look
What comes down here
You must learn this lesson fast and learn it well
This ain’t no upwardly mobile freeway
Oh no, this is the road
Said this is the road
This is the road to hell

 

Luís Miguel Nava

Dos ríos


El cuerpo dividido en dos partes
cerradas
con llave una en otra, avanzo
en un doble corazón como si fuera
al mismo tiempo en un solo barco por dos ríos.


Luís Miguel Nava. Dois rios (escritas.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Dois rios

O corpo dividido em duas partes
fechadas
à chave uma na outra, avanço
num duplo coração como se fosse
ao mesmo tempo num só barco por dois rios.

Respiraremos


cuando podamos
volver a llevar flores a los muertos,
cuando volvamos a pasear
indemnes, despreocupados y ajenos,
cuando jueguen los niños
en las calles, los parques y la arena,
cuando abracemos
a estos y a los otros y a cualquiera,
cuando otra vez sintamos
las flores de los huertos y las viñas,
cuando tropecemos de nuevo
por los viejos caminos de los días,
cuando la vida y la muerte
sean nada más lo que siempre fueron,
cuando podamos
por fin llevarles flores a los muertos.

egm.2020

 

Tristan Tzara

Asco


Aquí hay orillas de mar muerto
bosques de betún nubes de piedra
aquí el horizonte está vacío de naves
las aguas de algas de ballenas de coral
Ningún pez en el agua, las algas no serpentean perezosamente
y me duele me duele como los gritos de la sirena

En las colinas amarillas
hormiguean tantas especies de animales
en las marismas verdosas
en la fábrica abandonada de los fantasma de humo
alma llena de enfermedades
¿te gustaría perderte?

Las laderas de arcilla
han bebido la nieve de tantos inviernos
y yo quiero abrazarte, abrazarte
con caricias de larva


Tristan Tzara. Dégoût (Poésies Complètes, Flammarion. pdf, p. 44)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Dégoût

Ici il y a des rivages de mer morte
Des forêts de bitume des nuages de pierre
Ici l’horizon est vide de navires
Les eaux d’algues de baleines de coraux
Nul poisson dans les eaux, les algues ne serpentent pas paresseusement
Et j’ai mal j’ai mal comme les cris de la sirène

Sur les collines jaunes
Fourmillent tant d’espèces d’animaux
Dans les marais verdâtres
Dans l’usine abandonnée aux fantômes de fumée
Âme pleine de maladies
Voudrais-tu te perdre ?

Les pentes d’argile
Ont bu la neige de tant d’hivers
Et moi je veux t’embrasser, t’embrasser
Avec des caresses de larve