Recalada


 

Por los mares de la ría
un barquito azul entraba;
todo el cielo se inflamaba
y en sus velas refulgía.

En un puerto resguardado
echó el ancla aquel barquito
convocando a un infinito
de medusas a su lado.

Con el alba, sin embargo,
sin que el mundo se enterara,
se marchó por la luz clara
remontando el viento amargo.

Por el día, mar arriba,
el barquito azul se iba.

egm.2020

Fiona Sze-Lorrain

El perro de Putin


no puede ladrar.

El perro de Putin
no puede saltar
desde una cierta altura.

El perro de Putin
no puede fornicar
con las perritas burguesas

en un paseo invernal
por el Parque Tsarítsino.

El perro de Putin
no puede suplicar,
pero está arreglado,
mimado
y alimentado. ¿Con qué?
No tengo ni idea, ni
la tiene la prensa.

El perro de Putin
no puede disparar
a su amo
ni parecer enfermo.
No sufrirá

golpes o torturas,
pero no puede dormir
sin tener que esconderse.

Aunque el perro de Putin, como
todos los perros, puede
—gracias a Dios—
hacer pipí
o caca
cuando él quiera.


Fiona Sze-Lorrain. Putin’s dog (greenviolin)
fionasze.com
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Putin’s dog

can’t bark.

Putin’s dog
can’t jump
from a lofty height.

Putin’s dog
can’t fornicate
with other bourgeois dogs

on a winter stroll
in the Tsaritsyno Park.

Putin’s dog
can’t beg,
but is groomed,
spoilt,
and fed. With what—
I have no idea, neither
does the press.

Putin’s dog
can’t fire
its master
or look sick.
It won’t suffer

beating or torture,
but can’t sleep
without having to hide.

But Putin’s dog, like
all dogs, can
[thank God]
pee-pee
or caca
whenever it likes.

Metanos


Nada tuvo jamás ningún sentido,
ni el cuanto ni el instante de las rosas,
las letras del babero o en las losas
las cifras que recuentan lo vencido,

vencido en laberintos y espirales
el tiempo que se hunde en los pantanos
y eructa desde el fondo sus metanos
viciados de entelequias y rituales,

rituales, espectáculos, proezas,
pequeñas golosinas del ayuno,
nada tuvo jamás sentido alguno,
dudosos cada día y sus certezas,

certezas anegadas por la riada,
jamás ningún sentido tuvo nada.

egm.2020

Ocaso


Falls the Shadow
T. S. Eliot

Entre el que soy
y el que no he sido,
entre el que ya no soy
y el que podría haber sido,
entre el que querría haber sido
y el que nunca pude ser,
entre el que podría haber sido
y el que no quise ser,
entre el que no soy
y el que aún soy,
la sombra.

egm.2020

Petardo


(Autrato)

Tan tonto
que tarde
o pronto
me arde
la fiera
cobarde,
más fuera
que dentro
me espera
un centro
del mundo
que encuentro
profundo
y amargo,
segundo
más largo
que corto,
me cargo
de un orto
de espejos
y absorto,
más lejos
que cerca,
consejos
mi terca
pelota
sin tuerca
no agota,
la frente
de idiota
patente,
orejas
de oyente,
son viejas
arcadas
las cejas
cavadas,
los ojos
en riadas
de abrojos,
verdeantes
despojos,
más antes
que luego
instantes
de fuego,
narices
en riego,
raíces
que muerden
lombrices,
se pierden
esmaltes,
remuerden
resaltes
la boca,
peraltes
con poca
paciencia,
más loca
que en ciencia
la lengua
sentencia
sin mengua
ruindades,
deslengua
verdades
del bobo,
edades
en globo
y versos
de adobo,
transversos
al aire
los tersos
donaire
y vello,
socaire
del cuello
sin funda,
resuello
que inunda
garganta
jocunda,
la planta
caduca
decanta
la nuca
y en lazos
trabuca
los brazos
peludos
a trazos,
huesudos
los codos
y rudos,
y todos
los dedos
beodos
y ledos
en manos
de miedos
livianos,
se escalda
de granos
la espalda,
decora
guirnalda
con flora
de algas
y escora
las nalgas,
oh dunas
hidalgas,
oh lunas,
poema
de runas
se extrema
a proa
la gema,
la boa
que incuba
y atoa
la cuba
de vida,
ya suba
o mida
lo mismo
de ida
que abismo
de vuelta,
lirismo
en delta
sembrado
de espelta,
ya arado
ya azada,
hincado,
un hada
dudosa
en cada
baldosa
lamía
su rosa,
el día
rodando
caía
en pando
derroche
y cuando
la noche
sangraba
su broche
sin traba
la bruja
filtraba
granuja
su infecta
burbuja,
colecta
de daños
y erecta
de antaños
con cuernas
de hogaños,
las piernas
temblonas
de tiernas
coronas
y blandas
neuronas
son bandas
que fueron
nefandas
y urdieron
congojas,
marcieron
las hojas
morenas
y rojas,
las penas
son bromas
obscenas,
diplomas
con puntos
y comas,
presuntos
ocasos
difuntos
que en casos
devuelven
acasos,
revuelven
tal-veces
y vuelven
las heces
en oros
y a veces
tesoros
en limos,
los poros
abrimos
al rayo,
racimos
en mayo
sin cuento
ni ensayo,
un viento
de dudas
y un ciento
de agudas
caricias
y mudas
noticias
de besos
y albricias,
espesos
la savia
y los sesos,
la sabia
natura
resabia
la dura
y tensa
ternura,
extensa
la daga
que adensa
la llaga
e inercia
de plaga,
se tercia
la rima
que entercia
sin grima
un salmo
que exprima
el calmo
reencuentro
y un palmo
más entro
que afuera,
descentro
más fiera
que ardo,
quien quiera
tan tardo,
tan tonto
petardo.

egm.2020

 

Luz Pozo Garza

Página atlántica


Para Xesús Alonso Montero

Vi la aldea apartada en su propio secreto
No se perdió la esencia simple del Beatus ille
Pasé a contemplar tanta fidelidad

Vi burritos cargados de hierba y retamas vivas
cobertizos que armonizan con los rústicos utensilios
la humilde herramienta trasnochada
o tal vez comenzar el pan de cada día trazándole
una cruz por encima con un cuchillo

Vi la camelia gaélica en Binn Éadair
La pasión de los trisqueles bajo el rigor de los líquenes
____________________________ y de la lluvia insumisa
Vi pallozas y torques
y los míticos tesoros de aquel reino de Tara

La ceremonia erótica del arado

Vi revelarse las antas en la afinidad de la muerte
todo se puede leer en esta página atlántica
en la sustancia unitaria del narcisismo celta
En la camelia gaélica del jardín de Binn Éadair


Luz Pozo Garza. Páxina atlántica (bvg.udc.es)
Luz Pozo Garza muere a los 97 años en A Coruña (farodevigo.es)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Páxina atlántica

Para Xesús Alonso Montero

Vin a aldea arredada no seu propio segredo
Nin se perdeu o celme inxel do Beatus Ille
Pasei a contemplar tanta fidelidade

Vin burriños cargados de herba e de xestas vivas
alpendres que harmonizan cos aparellos rústicos
a humilde ferramenta trasnoitada
ou talvez encetar o pan de cada día signándolle
unha cruz por riba cun coitelo

Vin a camelia gaélica en Bínn Eadair
A paixón dos triskeles baixo o rigor dos liques
e da chuvia insubmisa
Vin pallozas e torques
e os míticos tesouros daquel reino de Tara

A cerimonia erótica do arado

Vin revelarse as antas na afinidade da morte
todo se pode ler nesta páxina atlántica
na sustancia unitaria do narcisismo celta
Na camelia gaélica do xardín de Bínn Eadair