Metanos


Nada tuvo jamás ningún sentido,
ni el cuanto ni el instante de las rosas,
las letras del babero o en las losas
las cifras que recuentan lo vencido;

vencido en laberintos y espirales
el tiempo que se hunde en los pantanos
y eructa desde el fondo sus metanos
viciados de entelequias y rituales;

rituales, espectáculos, proezas:
pequeñas golosinas del ayuno.
Nada tuvo jamás sentido alguno,
dudosos cada día y sus certezas;

certezas anegadas por la riada,
jamás ningún sentido tuvo nada.

egm.2020




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s