Fiona Sze-Lorrain

El perro de Putin


no puede ladrar.

El perro de Putin
no puede saltar
desde una cierta altura.

El perro de Putin
no puede fornicar
con las perritas burguesas

en un paseo invernal
por el Parque Tsarítsino.

El perro de Putin
no puede suplicar,
pero está arreglado,
mimado
y alimentado. ¿Con qué?
No tengo ni idea, ni
la tiene la prensa.

El perro de Putin
no puede disparar
a su amo
ni parecer enfermo.
No sufrirá

golpes o torturas,
pero no puede dormir
sin tener que esconderse.

Aunque el perro de Putin, como
todos los perros, puede
—gracias a Dios—
hacer pipí
o caca
cuando él quiera.


Fiona Sze-Lorrain. Putin’s dog (greenviolin)
fionasze.com
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Putin’s dog

can’t bark.

Putin’s dog
can’t jump
from a lofty height.

Putin’s dog
can’t fornicate
with other bourgeois dogs

on a winter stroll
in the Tsaritsyno Park.

Putin’s dog
can’t beg,
but is groomed,
spoilt,
and fed. With what—
I have no idea, neither
does the press.

Putin’s dog
can’t fire
its master
or look sick.
It won’t suffer

beating or torture,
but can’t sleep
without having to hide.

But Putin’s dog, like
all dogs, can
[thank God]
pee-pee
or caca
whenever it likes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s