Recalada


 

Por los mares de la ría
un barquito azul entraba;
todo el cielo se inflamaba
y en sus velas refulgía.

En un puerto resguardado
echó el ancla aquel barquito
convocando a un infinito
de medusas a su lado.

Con el alba, sin embargo,
sin que el mundo se enterara,
se marchó por la luz clara
remontando el viento amargo.

Por el día, mar arriba,
el barquito azul se iba.

egm.2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s