Arena


Podrían no creerlo,
palabras desvaídas,
píxeles negros, tinta índigo,

el azul de los desconciertos,
blanco de nubes desnortadas,
un aroma obsesivo

de azahar flameando
entre los furtivos gorriones,
los brazos extendidos

hacia la grieta eterna,
tristes mañanas soleadas,
indecisas mareas,

redes rotas, palos y plásticos
—el agua solo fluye—,
tras meses vagando en el mar

los malaventurados
desechos del deseo siempre
van a enarenarse a tu orilla.

egm.2020