Bernadette Mayer

[Soneto] nombre dirección fecha


_

nombre dirección fecha
no puedo recordar
el ojo por el ojo
entonces y allí mi

esta   es
otra   oc
asión   de
que   la

h i s t o r i a
s e r e p i t a
a s í m i s m a

y el diente
por el diente
es el diente:
_


Bernadette Mayer. [Sonnet] name address date (poetryfoundation.org)
bernadettemayer.com
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

[Sonnet] name address date

name address date
I cannot remember
an eye for an eye
then and there my

this   is
your   se
cond   ch
ance   to

h i s t o r y
r e p e a t s
i t s s e l f

and a tooth
for a tooth
is a tooth:


Carol Ann Duffy

Caldeando sus perlas


_

Para Judith Radstone

Junto a mi propia piel, sus perlas. Mi señora
me pide que las lleve, se las caldee, hasta la tarde
cuando le cepille el pelo. A las seis las coloco en torno
a su blanca y fresca garganta. Todo el día pienso en ella,

echada en la Sala Amarilla, contemplando la seda
o el tafetán, ¿qué vestido esta noche? Ella se abanica
mientras yo trabajo de buen grado y mi calor entra
lentamente en cada perla. Su collar pende en mi cuello.

Es muy hermosa. Sueño con ella en mi cama
del ático; la imagino bailando con hombres altos,
desconcertados por mi tenue y persistente olor
bajo su perfume francés, sus piedras lechosas.

Le desempolvo los hombros con una pata de conejo
mirando filtrarse el suave rubor a través de su piel 
como un suspiro indolente. En su espejo
mis labios rojos se abren cual si quisieran hablar.

Luna llena. Su carruaje la trae a casa. Veo cada uno
de sus movimientos en mi cabeza… Desvistiéndose,
quitándose las joyas, extendiendo su delgada mano
hacia el estuche, deslizándose desnuda en la cama,

como siempre hace… Y yo permanezco aquí en vela,
sabiendo que ahora las perlas se están enfriando aún
en el cuarto donde mi ama duerme. Toda la noche
siento su ausencia y ardo.
_


Carol Ann Duffy. Warming Her Pearls (poetryfoundation.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Warming Her Pearls

for Judith Radstone

Next to my own skin, her pearls. My mistress
bids me wear them, warm them, until evening
when I’ll brush her hair. At six, I place them
round her cool, white throat. All day I think of her,

resting in the Yellow Room, contemplating silk
or taffeta, which gown tonight? She fans herself
whilst I work willingly, my slow heat entering
each pearl. Slack on my neck, her rope.

She’s beautiful. I dream about her
in my attic bed; picture her dancing
with tall men, puzzled by my faint, persistent scent
beneath her French perfume, her milky stones.

I dust her shoulders with a rabbit’s foot,
watch the soft blush seep through her skin
like an indolent sigh. In her looking-glass
my red lips part as though I want to speak.

Full moon. Her carriage brings her home. I see
her every movement in my head…. Undressing,
taking off her jewels, her slim hand reaching
for the case, slipping naked into bed, the way

she always does…. And I lie here awake,
knowing the pearls are cooling even now
in the room where my mistress sleeps. All night
I feel their absence and I burn.


Annie Charlotte Dalton

La mantis religiosa

 

En las oscuras mazmorras de la mente
criaturas extrañas caminan y crían a su especie;
la Mantis sube la escalera,
con movimientos libres como el aire

la Mantis Religiosa sube la escalera,
sus diminutos brazos levantados en oración.
Con la casulla y la estola
se pone de pie para leer mi alma.

No sé qué cosa oscura hay ahí
ni por qué mi alma debe desesperarse,
o por qué se hace a un lado
e invita a la Mantis a que mate.

En las profundas mazmorras de la mente
criaturas extrañas caminan y crían a su especie;
con los brazos levantados en oración
la Mantis sube la escalera.

 

Annie Charlotte Dalton. The Praying-Mantis (poetrynook.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Praying-Mantis

In the dark dungeons of the mind,
Strange creatures walk and breed their kind;
The Mantis mounts the stair,
With movements free as air

The Praying-Mantis mounts the stair,
Her tiny arms upheld in prayer.
In chasuble and stole,
She stands to read my soul.

I know not what dark thing is there,
Nor why my soul must feel despair,
Nor why she turns away
And bids the Mantis slay.

In the deep dungeons of the mind,
Strange creatures walk and breed their kind;
With arms upheld in prayer
The Mantis mounts the stair.


Eliza Griswold

Ovidio sobre el cambio climático


_

Bastardo, los otros chicos se burlaban de él,
hasta que Faetón desató los corceles
del Armagedón. No podía sujetar
las riendas. Llevando al sol demasiado cerca
de la tierra, el nuchacho secó ríos,
incendió bosques de eucaliptos, hasta que las colinas
estallaron en llamas y la sangre de la gente
hirvió a través de su piel. Etiopía,
tierra de rostros quemados. En la rabia de un chico
por un nombre comienza el mito de la raza.
_


Eliza Griswold. Ovid on Climate Change (poetryfoundation.org)
elizagriswoldauthor.com
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Ovid on Climate Change

Bastard, the other boys teased him,
till Phaethon unleashed the steeds
of Armageddon. He couldn’t hold
their reins. Driving the sun too close
to earth, the boy withered rivers,
torched Eucalyptus groves, until the hills
burst into flame, and the people’s blood
boiled through the skin. Ethiopia,
land of   burnt faces. In a boy’s rage
for a name, the myth of race begins.


Ilusoria red

´T was in the darkest depths of Mordor:
I met a girl so fair,
But Gollum and the evil one
Crept up and slipped away with her.

Jimmy Page / Robert Plant

 

1
Sméagol es ese viejo borracho
junto al camino, escrutando su informe
careto en un charco fangoso.

2
Pregúntate, sí, qué trozo de ti
es libre, o si realmente alguno
lo ha sido alguna vez; pregúntate.

3
Vacío fue el aullido que lanzamos
tras el éxtasis en la playa atónita,
y el amanecer nos volcó al día.

4
Halla a alguien que diga amar el arte
pero ocúltale tu afición
por eso del surrealismo pop.

5
Vagando, errabundo, en el bosque
los pájaros te insinúan que
jamás sabrás lo mucho que no sabes.

6
La que en el alba se alza a tu encuentro
y al ocaso zanquea tras de ti:
la Sombra es en sí misma un acertijo.

7
Ahora el cielo está azul hacia el norte
y quizá —no es que me importe—
podamos aún armar otro pulvis.

8
Me perdí camino de urgencias
y se formó gangrena donde
el espíritu se enquistó en el hueso.

9
Ha cambiado el mar de color;
obviemos lo reciente y recordemos
tan solo que el futuro acaba hoy.

10
Si has encontrado ya el Silmarillion
llama a Perceval y dile
que se acerque a tomar unas birrillas.

11
Hojas de roble y flores de eucalipto
se entremezclan en el sendero;
pisas lo vivo y lo muerto: caminas.

12
Soy balsa, ría, mar, torrente, poza,
alternativamente; tú,
arena y limo: no hay porque parar.

13
Libérate y cae otra vez
en la misma ilusoria red;
desmonta el unicornio descornado.

14
Memorizo el nombre de cada playa
donde te diviso y naufrago para
olvidar tus rubias escamas.

15
Pero —sacando y metiendo—, ¿somos
la brisa del anochecer
o el alba que va reclamando el sueño?

16
Pregúntate, Gollum, qué trozo
de ti no es esclavo del orden,
la enseñanza o el adoctrinamiento.

17
Tatuajes en brazos y piernas
y dos mínimos triángulos de licra
en el próximo baile sin disfraces.

18
Vago en la huella del viento y en olas
—agua— sobre la playa aislada
soy flujo y reflujo, y sigo moviéndote.

19
Pregúntate aun qué trozo de ti
es realmente libre de opinar
de las opiniones ajenas.

20
Sumido en la caldosa morbidez,
como al bosque los árboles,
los juncos no te dejan ver el delta.

21
Desasosegaba el orbe buscando
la estrella Polar en el mediodía,
las Pléyades por Adviento.

22
¿Quién libará tu cuerpo? ¿Quién
morderá tu alma? Desiste
y sal a barear con tus amigas.

23
Estamos tan vivos como la lava,
tan fríos como la grava en los ríos,
y no estos líos nos despreocupan.

24
Yerras a veces sotos demasiado
enmarañados para tus cortitos
alcances reales. Desiste.

25
La única forma de no seguir
perdiendo es reconocer
que acaso jamás podamos ganar.

26
Escucha, en el claro del bosque, escucha
la tierna y cadenciosa
balada del cabrón encabronado.

27
¿Más bajita que un guisante
y más larga que un gigante?
Repara en que ya tienes la respuesta.

28
En algún lugar de mi mente siempre
estás tú, como yo en la tuya;
siempre, ya sabes, punzando y mordiendo.

29
Y sé un refrán —sin ser ni valiente ni
cobarde—: más vale penco atollado
que potrillo despeñado.

30
Esto no irá a ninguna parte
ni tampoco tiene más vuelta atrás;
si bien lo ignoramos ella y tú y yo.

31
Quemándonos es como hacemos
que crezca, ardiendo; sin embargo
ya no necesitamos fuego.

32
Esta noche bulle un orco lascivo
en lo más hondo del glaciar;
quizá debieras acercarte un poco.

33
Y algo —keep rambling, baby— me quedaba,
mientras vagaba, divagaba…
mientras algo me quemaba.

34
Aunque es la esperanza de luz
—entre confusión y turbieza—
lo que aún nos mantiene en las tinieblas.

35
El Gollum es ese niño asustado
en medio del bosque que escruta
su pálida carita en una charca.

36
Previsión a difuso y largo plazo:
este universo humea y no recuerdo
si he dormido algo esta noche.

37
El sol fermenta nuestros cuerpos
sobre la playa tibia;
el mar sigue buscando su color.

38
No quiero volver, por si, casualmente,
me encuentro con la rubia más teñida
de entre todas las morenas.

39
Te he contado las cosas como nunca
fueron, porque parecieran verdad
y pudieras al fin creerme.

40
Acostúmbrate a huir; saluda
a los pájaros —reverentemente—
cada vez que te adentres en el bosque.

egm.2020


Falsa pared
Ramble On (wikipedia)

Led Zeppelin. Ramble On

Leonard Cohen

Poesía y otras zarzas

El futuro


Devuélveme mi noche en blanco,
mi habitación de espejos, mi vida secreta.
Esto es muy solitario; no hay nadie a quien torturar.
Dame el control absoluto
sobre toda alma viviente.
Y acuéstate a mi lado, nena; es una orden.

Dame crack y sexo anal.
Coge el único árbol que queda
y rellena el agujero en tu cultura.
Devuélveme el muro de Berlín;
dame a Stalin y a san Pablo.
Yo he visto el futuro, amigo: es un crimen.

Las cosas se derrumbarán en todas las direcciones;
no habrá nada,
nada que puedas medir nunca más.
La ventisca del mundo ha cruzado el umbral
y ha trastocado el orden del alma.
Cuando dijeron «Arrepiéntete, arrepiéntete»,
me pregunto a qué se referían.

Tú no sabes nada de mí;
nunca lo has sabido ni nunca lo sabrás.
Yo soy el pequeño judío
que escribió la Biblia;
he visto a las naciones…

Ver la entrada original 178 palabras más

Tom Disch

Abecedario


_

La A es de Águila, como todo el mundo sabe.
Ahora bien, la B es de… ¿Tú qué crees?
¿La Biblia? ¿El Banco? ¿El Bizcocho? ¿El Beso?
No, la B es de este Barco, la noche en que se hundió.
La C es de su Capitán y la D es de su Dori.
Y la E… Pero antes déjame contarte un cuento:
Había una vez un elefante sumamente orgulloso
que pensó que podía volar en forma de nube…
Pues sí, la E es de Elefante y la F es de Forma,
Y la G es del Granero que mojó la tormenta cuando la nube
en la que imprudentemente se convirtió el elefante
empapó a nuestro héroe con toda su fama
sobre diez hectáreas de pastos de montaña.
Demasiado para este cuento. Ahora la H. ¿Lo sabes?
La H es del Heno que había en el granero,
y la I es de la Idea de Ir a misa,
cosa que solo haría un católico.
Los judíos van a la sinagoga. La J es de Judío.
La K es tanto de Kilómetro como de Kilogramo,
Luego la L es de toda la Limonada
que puedes tomar en una hora sin sentirte mal.
Mientras la M es de Mariposa, Maíz y Molino.
La primera es un insecto, el segundo un cereal
y el tercero muele el segundo: es difícil explicar
este proceso a los niños que nunca lo han visto,
¡así que vamos al campo ahora mismo! Sí, lo digo en serio.
Nos vamos ya. Y la N es de la Noche que atravesamos
para alcanzar la Ñ de Ñu.   Pero la P es del Peligro
que corre la gente —¿recuerdas?— que iba en aquel barco
que de alguna manera, por un milagro, ¡sigue a flote!
(Caramba, ahora caigo en que me he olvidado la O:
La O es de Omisión y realmente debería ir
en ese hueco —¿lo ves?— entre la Ñ y la P.
¿No? ¿Aún no está ahí? Querida O, perdóname.)
La Q es del Quid de la cuestión de cómo de lejos
puede viajar una persona en un solo día
y de si valdrá la pena o si podría ser mejor
quedarse en casa y escribirle una carta a alguien.
Las R son de las Relaciones, la multitud habitual.
Ahora salgamos del coche: ¡hemos llegado a la granja!
La S es de la Solemnidad de una comida de Navidad
y la T es de Trinchar el pavo, que debe pesar al menos
diez kilos. La U es de Utopía. La V…
la V simplemente Vuela —a donde no podemos verla—
y la W es de un Waterpolista haciendo Windsurf
mientras la X yace exhausta, tratando de sonreír.
Y ya no quedan más letras que la Y junto a la Z.
La Y soy Yo y la Z, cariño, eres tú.
_


Tom Disch. Abecedary (poetrymagazine)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda


Abecedary

A is an Apple, as everyone knows.
But B is a … What do you suppose?
A Bible? A Barber? A Banquet? A Bank?
No, B is this Boat, the night that it sank.
C is its Captain, and D is its Dory,
While E — But first let me tell you a story.
There once was an Eagle exceedingly proud
Who thought it would fly, in the Form of a cloud —
Yes, E is for Eagle, and F is for Form,
And G is the Grass that got wet in the storm
When the cloud that the Egale unwisely became
Sprinkled our hero and all of his fame
Over ten acres of upland plateau.
So much for that story. Now H. Do you know?
H is the Hay that was made from the Grass,
And I’s the Idea of going to Mass,
Which is something that only a Catholic would do.
Jews go to Synagogue. J is a Jew.
K is for Kitchen as well as for Kiss,
While L is for all of the black Licorice
You can eat in an hour without feeling ill.
M is for Millipede, Millet, and Mill.
The first is an insect, the second a grain,
The third grinds the second: it’s hard to explain
Such a process to children who never have seen it —
So let’s go to the country right now! Yes, I mean it.
We’re leaving already, and N is the Night
We race through to reach it, while P is the Plight
Of the people (Remember?) who sailed in that Boat
That is still, by a miracle, somehow afloat!
(Oh dear, I’ve just nocied I’ve overlooked O:
O’s an Omission and really should go
In that hole – do you see it? – between N and P.
No? It’s not there now? Dear O, pardon me.)
Q is the Question of how far away
A person can travel in one single day,
And whether it’s worth it, or might it be better
To just stay at home and write someone a letter?
R’s are Relations, a regular swarm.
Now get out of the car – we’ve arrived at their farm!
S is the Sight of a Thanksgiving feast,
And T is the Turkey, which must weight at least
Thirty pounds. U is Utopia. V …
V simply Vanishes – where, we can’t see –
While W Waves from its Westernmost isle
And X lies exhausted, attempting to smile.
There are no letters left now but Y and then Z.
Y is for You, dear, and Z is for me.