Paul Simon

Los sonidos del silencio


_

Hola tiniebla, vieja amiga.
De nuevo vengo a charlar contigo
porque una visión fluyendo suavemente
plantó en mí su semilla mientras dormía,
y esa visión grabada en mi cerebro
permanece aún
creciendo en el sonido del silencio.

En el inquieto sueño caminaba solo
por callejuelas adoquinadas.
Bajo el halo de una farola me volví
hacia la fría humedad y entonces
hirió mis ojos el fulgor de una luz de neón
que hendiendo la noche
llegó al sonido del silencio.

Y con aquella cruda luz pude ver
a muchos millares de personas;
gente hablando sin decir nada,
gente escuchando sin oír nada,
gente escribiendo versos que nunca serán leídos…
sin que nadie se atreviera
a perturbar el sonido del silencio.

“Necios” les dije, “ignoráis
que el silencio se extiende como un virus;
escuchad mi voz y os enseñaré,
tomad mis manos y os asiré”.
Pero mis palabras cayeron como 
mudas gotas de lluvia
hundiéndose en las simas del silencio.

Y la multitud se postró y adoró
al dios de neón que había alzado,
y el rótulo destelleó su mensaje
desde los signos que lo formaban y decían:

«Las palabras de los profetas
están escritas en los andenes del metro
y los portales de los suburbios
y son susurradas en los sonidos del silencio».

_


Simon & Garfunkel. The Sound of Silence (lyrics.com)
Tradversión de Enrique Gutiérrez Miranda

_

Simon & Garfunkel

Emilíana Torrini

Pentatonix

Disturbed 
The Social Distance

Marge Piercy

Una obra de artificio


_

El árbol bonsái
en su bonita maceta
podría haber alcanzado
los veinticinco metros de altura
en la ladera de una montaña
hasta que un rayo lo partiera,
pero un jardinero
lo ha podado cuidadosamente
y mide veinte centímetros de alto.
Todos los días,
mientras le recorta las ramas,
el jardinero canturrea.
Es tu naturaleza
ser pequeño y acogedor,
doméstico y débil;
qué suerte, arbolito,
tener una maceta para crecer.
A las criaturas vivientes
hay que empezar muy pronto
a limitarles el crecimiento:
los pies atados,
el cerebro lisiado,
el pelo con rulos,
las manos que
te encanta tocar.

_


  Marge Piercy. A Work of Artifice (poemhunter.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

A Work of Artifice

The bonsai tree
in the attractive pot
could have grown eighty feet tall
on the side of a mountain
till split by lightning.
But a gardener
carefully pruned it.
It is nine inches high.
Every day as he
whittles back the branches
the gardener croons.
It is your nature
to be small and cozy,
domestic and weak;
how lucky, little tree,
to have a pot to grow in.
With living creatures
one must begin very early
to dwarf their growth:
the bound feet,
the crippled brain,
the hair in curlers,
the hands you
love to touch.


Edna St. Vincent Millay

Recordación


_

Solo un día lluvioso o dos
en una torre ventosa,
eso fue cuanto tuve de ti
—excepto media hora—.

Saludando sin gana a la gente
en un paseo de ceniza
junto a un arco de zarzas secas
apagadas con tiza violeta.

Recuerdo tres o cuatro
cosas crueles que dijiste
y el feo abrigo de cuadros
blancos y negros que usabas.

Solo un día lluvioso o dos
y alguna palabra amarga.
¿Por qué te recuerdo
como un pájaro cantando?

_


Edna St. Vincent Millay. Souvenir (poets.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Souvenir

Just a rainy day or two
In a windy tower,
That was all I had of you—
Saving half an hour.

Marred by greeting passing groups
In a cinder walk,
Near some naked blackberry hoops
Dim with purple chalk.

I remember three or four
Things you said in spite,
And an ugly coat you wore,
Plaided black and white.

Just a rainy day or two
And a bitter word.
Why do I remember you
As a singing bird?