Empedrat

Tanto que me amabas
y eran habas frías…
tanto me querías
y eran frías habas;

tanto que añadías
cuánto me adorabas,
tanto me añorabas
y eran habas frías;

tanto me quemabas,
tanto me encendías:
tantas tonterías
y tan pocas habas.

Tanto que me ardías…
y eran habas frías.


egm.2021


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s