Aires orillas guijarros 1

I

Porque casi todo ha sido ya dicho,
casi todo ha sido ya escrito,
casi todo ha sido antes contado
y tergiversado,

casi todo ha sido detalladamente
alterado y adulterado,
y si casi todo ha sido rehecho,
casi todo ha sido ha sido antes fingido

y retorcido, porque casi todo
lo que ya ha sido antes visto y oído,
casi todo ha sido ya confundido,
falseado y falsificado,

porque casi todo ha sido,
baila la conga en la punta de un pie.

II

El barranco que trepamos
a través de la deslumbrante luz
de la verdad voluble
y la justicia antojadiza,

los charcos que pisamos,
las zanjas en que caemos,
el lodo en el que nos hundimos,
el hondo precipicio al que rodamos,

no son la senda hacia la prometida
victoria al atardecer, y
aunque, preciosa, nosotros miremos
al futuro con gafas de sol,

la historia a nosotros nos mira
con vaga y fatigada indiferencia.

III

Cómo estamos de jodidos, serás
absuelto de todos tus pecados
pero tus errores jamás
te serán perdonados,

el antinegacionista rezonga:
ya no quiero que me digas “te quiero”,
la antimateria gemía, jodida,
las grasientas grietas del universo,

el paraíso fue devastado
por los mismos que inventaron el mito
del paraíso, para temores
se pintan colores, fodidos vamos

confundiendo jayanes con mutantes
después de quince meses sin vivir.

IV

Mejor menos,
antes lo dijo Baltasar Gracián
en seco endecasílabo:
“lo bueno, si breve, dos veces bueno”

[B+b = 2B]
elidiendo el verbo, eso sí,
pero hasta que Mies Van der Rohe
(si bien la frase no era suya)

no popularizó el “less is more”,
esto es: “menos es más”
[− = +]
la cosa no estuvo del todo clara,

porque en realidad a Gracián
le había quedado un poquito largo.

V

Sabes que no sabes
cómo has llegado hasta aquí,
pero sabes, mal de ti,
que sabes por qué aún sigues así,

reúsalo, úsalo, abúsalo,
qué picotea esa paloma
en tu mojado tejado,
semillas, claro, que el viento trae,

gímelo, ládralo, aúllalo,
semillas, cierto, que el viento hurta,
si no sabes, mal de ti,
ni por qué esto está así, pero

no hay nada como tener a alguien
que te diga lo que tienes que hacer.

VI

Tú no eres imbécil,
crees que estás diciendo la verdad,
eso crees, tan solo
porque dices lo que crees saber,

nadie quiere ser imbécil,
nadie cree ser imbécil,
entonces, quién es ese santo imbécil
que no deja de torrar los collones,

ah, parece ser que soy yo, perdón,
guichar es mucho mejor que follar,
musitó el joven sacerdote
recién llegado de la meseta,

ladra el perro en el chamizo,
aúlla el lobo solo en la montiña.

VII

Incluso reconoce los errores
que jamás has cometido,
de cualquier modo y pese a todo
jamás te serán perdonados,

condonados ni reubicados
en ningún vano desván del averno,
para terrores se esculpen colores,
de cualquier modo, y sobre todo,

destruye tras un año tus sonetos,
los traidores serán juzgados
en su peor día, y sea tu lema:
cada moco con su flema,

mastica sin desmayo tu estulticia,
escupe las espinas de tu ardor.


egm.2021