Ana Luísa Amaral

Oda a la diferencia


Felizmente.
Todos somos diferentes. Tenemos todos
nuestro espacio propio de cosillas
propias, como narices y manías,
bocas, sueños, ojos que ven cielos
en daltonismos propios. Felizmente.
Si no el mundo sería una enorme pompa
de jabón con todos nosotros allí dentro
burbujeando, todos iguales en soplo:
pequeñas erupciones de cráteres iguales.
Así pues y felizmente todos somos
diferentes. Si no la terapia
de grupo sería un éxito y lo que es cierto
es que somos más felices explorando
en solitario nuestro propio espacio
de manías, de traumas, de uñas de los pies
infravaloradas por nuestra cultura
(que allá en Oriente el pie es algo serio,
motivo sensual y exploratorio).
Empieza así: el mundo di-
vidido por ritmos atávicos
—y otras cosas nimias como guerras
o hambrunas (Nótese: la criatura
es escéptica y tiene un gusto pésimo,
pero véanse otros textos que redimen
en serio lo que dice aquí. Cfr. p. ej.
lo que se quiera, pero dejen que la criatura
se dé un capricho por si pensase —pobrecita—
incómoda y ruidosa). Prueba evidente
de que somos diferentes, felizmente.
Empieza así: en el mundo divi-
dido; y continúa en razas y
raíces. Nosotros somos portugueses,
tan felices, con tanta historia detrás
y tantos hechos, tantas cosillas propias
para el deleite: el mar que nos engendró,
y todo lo demás, son pompas pequeñitas
de jabón atestiguando la diferencia
con nuestro hermano de al lado, ese infeliz
lleno de represiones de tradiciones y lenguas,
paella y calamares. Tiene boca como
nosotros: no canta el fado. Tiene piernas como
nosotros: no baila el vira. Se contenta
—pobrecito— con flamencos llorados
y palmas doloridas. Todos somos
diferentes, felizmente (Nótese:
[si su paciencia todavía no
ha huido despavorida —es sin de,
pero ella insiste en respetar
el ritmo—]: esto que la criatura
repite y reafirma, de vez en cuando,
no debe ser tomado a la ligera
como señal senil [¡ha aliterado!],
sino como tentativa suicida
de ofrecer unidad a lo que no la tiene,
moralizar el texto poco a poco,
darle una idea igual, ser un lema
formal que contrarreste la prueba
evidente esa. Que de diferencias
estamos todos llenos y esto
pretendía ser una oda y no lo ha sido).
Felizmente.
 


Ana Luísa Amaral. Ode à diferença (blogspot.com)
La portuguesa Ana Luísa Amaral gana el XXX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (elcultural.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Ode à diferença

Felizmente.
Somos todos diferentes. Temos todos
o nosso espaço próprio de coisinhas
próprias, como narizes e manias,
bocas, sonhos, olhos que vêem céus
em daltonismos próprios. Felizmente.
Se não o mundo era uma bola enorme
de sabão e nós todos lá dentro
a borbulhar, todos iguais em sopro:
pequenas explosões de crateras iguais.
Assim e felizmente somos todos
diferentes. Se não a terapia
em grupo era um sucesso e o que é certo
é sermos mais felizes a explorar
solitários o nosso próprio espaço
de manias, de traumas, de unhas dos pés
invaloradas pela nossa cultura
(que lá no Oriente o pé é o caso sério,
motivo sensual e explorativo).
Começa por aí: o mundo di-
vidido por atávicos ritmos
— e outras coisas somenos como guerras
ou fomes (Note Bem: a criatura
é céptica e tem um gosto péssimo,
mas veja-se outros textos que redimem
em sério o que aqui diz. Cf. por ex.
o que quiser, mas deixe a criatura
regalar-se por se pensar — coitada —
incómoda e sonora). Prova evidente
de que somos diferentes, felizmente.
Começa por aí: no mundo divi-
dido — e continua em raças e
raízes. Nós somos portugueses,
tão felizes, com tanta história atrás
e tantos feitos, tantas coisinhas próprias
de delícia: o mar que nos gerou,
e o resto tudo, são bolas pequeninas
de sabão a atestar da diferença
do nosso irmão do lado, esse infeliz
cheio de recalques de tradições e línguas,
paella e calamares. Tem boca como
nós: não canta o fado. Tem pernas como
nós: não dança o vira. Contenta-se
— coitado — com flamencos chorados
e falanges doridas. Somos todos
diferentes, felizmente (Note Bem:
[se a sua paciência ainda não
fugiu despavorida — é sem dê,
mas ela insiste em respeitar
o ritmo —]: isto que a criatura
repete e reafirma, quando em quando,
não deve ser tomado em ligeireza
como sinal senil [aliterou!],
mas como tentativa suicida
de oferecer unidade ao que o não tem,
moralizar o texto a pouco e pouco,
dar-lhe uma ideia igual, ser um mote
formal a contrabalançar a tal
prova evidente. Que de diferenças
estamos todos cheios e isto
pretendia-se uma ode e não foi).
Felizmente.



Louise Driscoll

Tesoro


¿Qué recordaré y qué olvidaré?
    ¿Manzanos en flor o viento al romper el día?
Canté una canción que nadie escuchó… ¡y seguiré cantando
    más allá de las altas estrellas y a través de la Vía Láctea!

Uno dijo que me amaba y otro no dijo ni una palabra;
    tú caminaste a mi lado ¡y nunca me oíste cantar!
Esperé en la oscuridad como un pájaro incubando
    y la muerte llegó como un amante con un anillo de oro.
 


Louise Driscoll. Treasure (bartleby.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Treasure

What will I remember and what will I forget?
Apple trees in blossom or wind at break of day?
I sang a song that no one heard—I shall be singing yet,
Out beyond the high stars and through the Milky Way!

One said he loved me and one said not a word,
You walked beside me and never heard me sing!
I waited in the darkness like a brooding bird,
And death came like a lover with a golden ring.



Mary Oliver

Me preocupé


Me preocupé tanto. ¿Crecería el jardín, fluirían los ríos
en la dirección correcta, giraría la Tierra
como debe hacerlo, y, si no, cómo
lo corregiría?

¿Acertaba o me equivocaba, me perdonarán,
puedo hacerlo mejor?

¿Conseguiré alguna vez cantar? Incluso los gorriones
pueden hacerlo, pero yo, en fin,
no tengo esperanza.

¿Estoy perdiendo vista o solo me lo imagino?
¿Sufriré reumatismo,
tétanos, demencia?

Al final vi que preocuparse no servía de nada.
Y lo dejé. Tomé mi viejo cuerpo
y salí a la mañana,
y canté.
 


Mary Oliver. I worried (apoemaday.tumblr)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

I worried

I worried a lot. Will the garden grow, will the rivers
flow in the right direction, will the earth turn
as it was taught, and if not how shall
I correct it?

Was I right, was I wrong, will I be forgiven,
can I do better?

Will I ever be able to sing, even the sparrows
can do it and I am, well,
hopeless.

Is my eyesight fading or am I just imagining it,
am I going to get rheumatism,
lockjaw, dementia?

Finally I saw that worrying had come to nothing.
And gave it up. And took my old body
and went out into the morning,
and sang.



Aires orillas guijarros /2


8

Como un asceta beodo
sigues clamando la causa del todo
y que démones de olvidados evos
traigan algo de integración,

un mito, un dogma, una teoría,
es casi irónico, ciencia y magia
conducen a este mismo abismo,
y tú sigues regando un rosal seco,

los cambios de paradigma forzados
por las crisis biológicas, sociales
y psicológicas de 2020
son otro tipo de causalidad,

y recuerda que si no lo recuerdas
será algo que jamás sucedió.


9

Que no te asombren estos historiógrafos
que cuentan la historia al revés,
haciendo de la causa efecto
y del efecto, revés,

después de todo, ya ves,
no sabes cómo te has vuelto tan cínico,
ni cómo has podido alcanzar
la edad que no aparentas tener,

tal vez, ya ves, todo va de través
y, sin desconfiar de nadie,
de nadie te debes fiar, y pues,
como dijo la puta en su chaise longue,

llegados al fin de la historia,
que no te cuelen la historia al través.


10

Inhala en mayo, exhala en abril,
este mes tan vil,
sobrevive al futuro y sus barrancos,
titánicas fuerzas tectónicas

poderosamente te atraen
hacia la infinitud del pasado,
densa la muerte, diluida la vida,
esto es cierto ahora, o casi,

todas las creencias y religiones
conducen a un mismo abismo de autismo,
pero aunque sea tan tarde aquí
es temprano en algún lugar del mundo,

así pues, corazón, dona tu alma
a la ciencia y tu polvo al infinito.


11

Obvio, al frente, el mar
de sal, tempestades y naufragios,
bikinis y el romance adolescente,
con su monótono rumor,

detrás, oculto, el mirlo
que trina con vehemencia entre los pinos,
ávido de una nueva cópula,
el salmo inmenso de su sed,

en medio de ambos, tú,
quedo y mudo sobre la roca,
espiando el horizonte neblinoso,
entre la playa y el pinar,

cansado de escuchar durante siglos
la misma cosmogónica canción.


12

En el ahora eres otro,
un algo indefinido que cambia
de estructura, ahora,
en el desplazamiento al rojo,

bajo la arrugada costra se ocultan
los gestos desorientados,
una válvula mal cicatrizada,
propósitos de nueva efervescencia,

y ahora es tarde o temprano,
según cómo te guste ver las cosas,
o no otro sino el mismo
oyendo la canción que canta otro,

o ahora es demasiado ahora
y pronto no serás más que algo menos.


13

En el club de los poetas no-muertos
la bebida es gratis hasta
que te caigas del taburete al suelo
y lamas tus propios vómitos,

en el club de los poetas-espectros
puedes ver cómo se roen sus flacos
huesos despojos yonquis y piltrafas
desequilibradas y alcohólicas

y las putas comen sesos humanos
descongelados mientras la sangre
de sus últimos clientes
les chorrea aún por entre los pechos,

en el club de los poetas no-muertos
nadie ha leído los versos de nadie.


14

Quizá lo que ves o oyes, o haces
o dices, es sinceramente falso,
la verdad es que tal vez la verdad
sea el sueño real de la mentira,

aunque acaso ella no fue raptada
por los jinetes del bronce,
tal vez se la llevó el salobre viento
que sube al atardecer de las algas,

o bien cuanto haces o dices, oyes
o ves, es solo espuriamente cierto
y es verdad que la mentira
es el color mendaz de la verdad,

mastica infatigable tu estulticia,
escupe las escorias de tu amor.

egm.2021