Babilonia

Canto a Ishtar


Ishtar, la incansable, proclama:
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
La sacerdotisa en el templo:
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Los muchachos expectantes:
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Y las muchachas también:
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Alguien fue a ella diciendo:
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
«Ven, entrégate a mí».
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Otro se le acercó y dijo:
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
«Ven, que acaricie tu vulva».
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
«Cuando me entregue a ti».
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
«Que acudan todos los jóvenes».
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
«Vayamos a un lugar a la sombra».
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Siete ante ella, siete a su espalda.
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Sesenta y sesenta gozan su vagina.
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Se cansan los hombres, pero no Ishtar.
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
«Ponedlo en la hermosa vulva, hombres».
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Así les habló la doncella.
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!
Y los jóvenes acataron su orden.
   ¡El júbilo sustenta la ciudad!

                      •  •  •

Un canto a Ishtar. En el año en que Hammurabi se convirtió en rey.
ŠEG₅.ŠEG₅-bēlu-rēṣūšu, hijo de Šumu-libši, lo escribió.
  


Ishtar Has an Orgy (HS 1879) (mostlydeadlanguages.tumblr)
Nathan Wasserman. Edition and translation (oracc.iaas.upenn.edu)
Universität Jena. La tablilla HS 1879 en 3D
Versión de Enrique Gutiérrez Miranda sobre las traducciones al inglés de Slightly Alive Translations y N. Wasserman. Se han añadido algunas palabras al principio del texto (que aparece fragmentado, como puede verse en la imagen) para darle consistencia. El fragmento de la primera línea, en inglés Telītum, la[dy of …], (Telītum, señora de…), se ha convertido en Ishtar, la incansable; Telītum es un epíteto de Ishtar con el significado de “la capaz”, the capable one (K. Radner / E. Robson, The Oxford Handbook of Cuneiform Culture, p. 129). Hammurabi sucedió a su padre, Sîn-Muballit, en el trono de Babilonia en 1792 a. C., hace más de 3800 años, aunque el canto, quizá parte de un rito de carácter sexual, podría ser más antiguo.

Mi interpretación: Ishtar llega a la ciudad de Babilonia donde proclama que la alegría del sexo es la base de una ciudad. Así lo repite su sacerdotisa y los jóvenes que la acompañan. Uno se acerca a ella y afirma que quiere poseerla, otro pretende acariciar su vulva. La diosa le responde que podrá hacerlo cuando ella se entregue a él, como a todos los demás. Entonces ordena que acudan todos los hombres de la ciudad y los lleva a un lugar más apropiado, en el texto “a la sombra de las murallas de la ciudad” que era donde las prostitutas esperaban a sus clientes. Siete se sitúan ante ella y siete detrás; “sesenta y sesenta”, es decir, multitudes, “se desahogan repetidamente en su vagina”, según la traducción de Wasserman. Pero los hombres se fatigan, aunque no así Ishtar, la diosa del amor y el sexo, que les anima: “Ponedlo en mi hermosa vulva, muchachos”. Y los hombres no pueden hacer otra cosa que obedecer sus órdenes.

La tablilla HS 1879


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s