Respiraremos


cuando podamos
volver a llevar flores a los muertos,
cuando volvamos a pasear
indemnes, despreocupados y ajenos,
cuando jueguen los niños
en las calles, los parques y la arena,
cuando abracemos
a estos y a los otros y a cualquiera,
cuando otra vez sintamos
las flores de los huertos y las viñas,
cuando tropecemos de nuevo
por los viejos caminos de los días,
cuando la vida y la muerte
sean nada más lo que siempre fueron,
cuando podamos
por fin llevarles flores a los muertos.

egm.2020

 

Tristan Tzara

Asco


Aquí hay orillas de mar muerto
bosques de betún nubes de piedra
aquí el horizonte está vacío de naves
las aguas de algas de ballenas de coral
Ningún pez en el agua, las algas no serpentean perezosamente
y me duele me duele como los gritos de la sirena

En las colinas amarillas
hormiguean tantas especies de animales
en las marismas verdosas
en la fábrica abandonada de los fantasma de humo
alma llena de enfermedades
¿te gustaría perderte?

Las laderas de arcilla
han bebido la nieve de tantos inviernos
y yo quiero abrazarte, abrazarte
con caricias de larva


Tristan Tzara. Dégoût (Poésies Complètes, Flammarion. pdf, p. 44)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Dégoût

Ici il y a des rivages de mer morte
Des forêts de bitume des nuages de pierre
Ici l’horizon est vide de navires
Les eaux d’algues de baleines de coraux
Nul poisson dans les eaux, les algues ne serpentent pas paresseusement
Et j’ai mal j’ai mal comme les cris de la sirène

Sur les collines jaunes
Fourmillent tant d’espèces d’animaux
Dans les marais verdâtres
Dans l’usine abandonnée aux fantômes de fumée
Âme pleine de maladies
Voudrais-tu te perdre ?

Les pentes d’argile
Ont bu la neige de tant d’hivers
Et moi je veux t’embrasser, t’embrasser
Avec des caresses de larve

La compra


Piénsalo antes,
piénsalo antes,
piénsalo antes,
elige bien el día y la hora,
equivócate de todos modos,
sal por fin a la calle,
vacía,
las gaviotas aúllan,
camina, mira, observa,
allá el cielo nublado,
aquí cintas de plástico
que clausuran la playa,
llega hasta el súper,
llega hasta el súper,
llega hasta el súper,
han cerrado esta entrada,
vete a la otra,
espera
a que te dejen pasar,
evita
cruzarte de cerca con nadie,
camina de prisa
por entre las estanterías
y los temibles pasillos,
coge lo necesario
sin ni rozar nada más,
haz cola,
mantén la distancia,
mantén la distancia,
mantén la distancia,
espera de nuevo
a que se vaya esa idiota
que se demora en la caja,
coloca tu compra
para que la cajera,
otra simple heroína,
la vaya sumando,
métela en la bolsa tú mismo,
paga con la tarjeta,
ni billetes ni monedas,
vuelve a la calle,
allá el mar
y el cielo nublado,
esquiva a esa señora del perro,
da un rodeo por el asfalto
para sortear a otros dos
que ocupan la acera
hablando juntos de algo
improbablemente importante,
insensatos imbéciles,
vuelve a tu casa,
vuelve a tu casa,
vuelve a tu casa,
la misma calle vacía,
no pasa ni un coche,
carga el peso excesivo
de una compra precipitada
y también indecisa,
a pesar de la lista,
al llegar al portal
empuja el cristal con el codo,
no toques nada,
no toques nada,
no toques nada,
en el ascensor agarra
el tirador con la manga,
no toques nada,
abre tu puerta, ciérrala,
bueno,
ya estas a salvo
en tu refugio blindado,
deja la compra en el suelo,
más tarde la sacarás,
con mucho cuidado,
corre a ducharte,
corre a ducharte,
corre a ducharte,
cuelga la ropa
y ya ni la mires,
gel, agua caliente,
esponja y cepillo,
y más agua caliente,
sécate,
vístete con otra ropa,
échate en el sofá,
bendito sofá,
estás a salvo
quizá de momento,
enciende un pitillo,
un dulce e inocuo pitillo,
al menos mata despacio
y no es infeccioso,
descansa,
fuma y descansa,
estás a salvo,
pero
la guerra solo ha empezado,
solo ha empezado,
solo ha empezado.

egm.2020

 

Jim Harrison

Muerte otra vez


No nos pongamos románticos ni tristes con la muerte.
De hecho es nuestro acto más singular, junto con
el nacimiento. Pensemos que es como preparar
el desayuno, así de ordinario. Romper dos huevos
en un tazón, o un tazón en dos huevos. Deslizarse
en un ataúd después de drenar los líquidos, o mejor,
deslizarse en el fuego. Claro que es un poco difícil
aceptar tu último beso, tu último trago, tu última
comida, sobre la cual los condenados pueden ser
muy suyos, como si pudiera haber una hamburguesa
con queso enviada por Dios. Algunos amantes indagan
con su ojo interior, pero es sobre todo un plácido
lago al amanecer, niebla creciente, la solitaria llamada
de un somormujo, y mirar el agua inmóvil y opaca.
Como niños, sabremos otra vez todo lo que estamos
destinados a saber: que el agua es fría y profunda,
y el sol penetra tan solo hasta cierto punto.


Jim Harrison. Death Again
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Death Again

Let’s not get romantic or dismal about death.
Indeed it’s our most unique act along with birth.
We must think of it as cooking breakfast,
it’s that ordinary. Break two eggs into a bowl
or break a bowl into two eggs. Slip into a coffin
after the fluids have been drained, or better yet,
slide into the fire. Of course it’s a little hard
to accept your last kiss, your last drink,
your last meal about which the condemned
can be quite particular as if there could be
a cheeseburger sent by God. A few lovers
sweep by the inner eye, but it’s mostly a placid
lake at dawn, mist rising, a solitary loon
call, and staring into the still, opaque water.
We’ll know as children again all that we are
destined to know, that the water is cold
and deep, and the sun penetrates only so far.

Pajarillos,


mis pajarillos,
quisiera veros volar,
quisiera oíros trinar,

pajarillos,
pajarillos,
quisiera veros volar
entre las huertas y el mar,

mis pajarillos,
pajarillos,
quisiera oíros trinar
otra vez en el pinar,

pajarillos,
pajarillos,
no sé cuándo os he de ver,
cuándo os volveré a escuchar,

pajarillos,
mis pajarillos,
y en el suave atardecer
con la marea ensoñar.

egm.2020

Louis Jenkins

El más allá


Las personas mayores van saliendo de esta vida como si fuera una película… «No la he entendido» comentan.
Él dice: «No parecía tener ningún argumento».
«No» dice ella, «era como si las cosas vinieran hacia mí. La mayor parte del tiempo me sentía confundida… y había demasiado sexo y violencia.
«Violencia siempre», dice él.
«Tampoco el desarrollo de los personajes valía gran cosa; la mayor parte del tiempo la gente gritaba o susurraba. Entonces, justo cuando algunos comenzaban a tener sentido y me interesaban, murieron. Y entonces aparecieron un montón de personajes nuevos y no pude saber quién era cada uno».
«Todo carecía de sutileza».
«Algunos paisajes eran bonitos».
«Sí».
Caminan un rato en silencio. Es una noche de verano y caminan lentamente, deteniéndose de vez en cuando, como si no tuvieran un lugar concreto al que ir. Pasan junto a una farola donde algunos insectos se arrojan la luz y siguen por la calle abajo, desapareciendo en la oscuridad.
Ella dice: «Nunca estuve satisfecha de mi aspecto».
«La iluminación era mala y mí no se me daba bien el diálogo», dice él.
«Me gustaría haber sido un poco más alta», dice ella.


Louis Jenkins. The Afterlife (yourdailypoem.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Afterlife


Older people are exiting this life as if it were a movie… “I didn’t get it,” they are saying.
He says, “It didn’t seem to have any plot.”
“No.” she says, “it seemed like things just kept coming at me. Most of the
time I was confused… and there was way too much sex and violence.”
“Violence anyway,” he says.
“It was not much for character development either; most of the time people were either shouting or mumbling. Then just when someone started
to make sense and I got interested, they died. Then a whole lot of new characters came along and I couldn’t tell who was who.”
“The whole thing lacked subtlety.”
“Some of the scenery was nice.”
“Yes.”
They walk on in silence for a while. It is a summer night and they walk
slowly, stopping now and then, as if they had no particular place to go. They walk past a streetlamp where some insects are hurling themselves at
the light, and then on down the block, fading into the darkness.
She says, “I was never happy with the way I looked.”
“The lighting was bad and I was no good at dialogue,” he says.
“I would have liked to have been a little taller,” she says.