Anna Świrszczyńska (Anna Swir)

Poemas breves


_

Sandalias playeras

He nadado lejos de mí misma.
No me llames;
nada tú también lejos de ti.

Nadaremos lejos, dejando en la orilla
nuestros cuerpos
como un par de sandalias playeras.

Amor con mochilas

Dos mochilas,
dos cabezas grises.
Y los caminos del mundo entero
para vagabundear.

Un doble éxtasis

Porque no existe el yo,
y porque siento
todo lo mucho que no existe el yo.

Protesto

Morir
es el más difícil
de todos los trabajos.

Los viejos y los enfermos
deberían estar exentos de ello.

Ansiedad

Construyes entre los árboles
un nido para nuestro amor,
pero mira las flores
que has aplastado.

Estoy llena de amor

Estoy llena de amor
como un gran árbol lleno de viento,
como una esponja llena de océano,
como una larga vida llena de dolor,
como el tiempo está lleno de muerte.

Yo no puedo

Te envidio
pues tú puedes dejarme
en cualquier momento.

Yo no puedo
dejarme a mí misma.

Ellos me salvaron

Veinticuatro horas
me estuve muriendo de fiebre.

Veinticuatro horas
mi madre arrodillada
rezando junto a mi cama.

Veinticuatro horas
mi padre tumbado boca abajo
en el suelo.

Ellos me salvaron.

Amantes tristes

Como un ojo y un párpado
unidos por una lágrima.

Cuatro piernas muy gordas

Estoy alegre, como si fuera
muy gorda.
Como si tuviera cuatro piernas
muy gordas. Como si hubiera saltado muy alto
con mis cuatro piernas muy gordas.
Como si ladrara
muy fuerte y alegremente
con esas cuatro piernas muy gordas.
Así de alegre estoy yo.

Hay una luz en mí

Tanto si es de día como de noche
siempre llevo una luz
en mi interior.
En medio del ruido y la confusión
llevo silencio.
Llevo siempre luz y silencio.

No estaría bien

Cuando estoy sola
me da miedo volverme
demasiado rápido.

Lo que hay a mi espalda
podría, simplemente, no estar listo
para adoptar una forma apropiada
a los ojos humanos.

Y eso no estaría bien.

Ella no recuerda

Ella fue una madrastra malvada.
En su vejez se está muriendo lentamente
en una casucha vacía.

Se estremece
como un manojo de papel quemado.
Ella no recuerda que era malvada.
Pero sabe
que siente frío.

El amor más grande

Ella tiene sesenta años. Está viviendo
el amor más grande de su vida.

Ella camina del brazo de su amado,
el cabello ondeando al viento.
Su amado le dice:
«Tu pelo es como las perlas».

Sus hijos dicen:
«Vieja tonta».

Cosa indescriptible

Del dolor nace el poder;
del poder nace el dolor.

Dos palabras para una
cosa
indescriptible.

A lo que más importa

Si pudiera cerrar
los ojos, oídos, piernas, manos
y caminar dentro de mí
durante mil años
quizá pudiera alcanzar
—no sé su nombre—
lo que más importa.

Dos patatas

Yo llevaba dos patatas;
una mujer se me acercó.

Quería comprar las dos patatas,
ella tenía hijos.

No le di las dos patatas,
escondí las dos patatas.

Yo tenía una madre.

Hombre y ciempiés

Sobreviviré.

Encontraré el sótano más profundo,
me encerraré dentro, no dejaré entrar a nadie,
cavaré un hoyo en el suelo,
roeré los ladrillos,
me esconderé en la pared, me meteré en la pared
como un ciempiés.

Todos morirán, pero yo
sobreviviré.

Que cuenten los cadáveres

Quienes dieron la primera orden de combate
que cuenten ahora nuestros cadáveres.

Que recorran las calles
que ya no están allí,
que recorran las ciudades
que ya no están allí;
que cuenten durante semanas y meses,
que cuenten nuestros cadáveres
hasta la muerte.

Tú moriste

Tú realmente moriste en mí, no cuando
otro me dio alegría;
tú moriste en mí
cuando otro me causó dolor.

_


Anna Świrszczyńska. Brief poems (briefpoems.wordpress.com)
Versión de Enrique Gutiérrez Miranda a partir de las traducciones del polaco al inglés de Czeslaw Milosz, Leonard Nathan, Piotr Florczyk, Margaret Marshment y Grazyua Baran

Beach Sandals
I swam away from myself.
Do not call me.
Swim away from yourself, too.
We will swim away, leaving our bodies
on the shore
like a pair of beach sandals.

Love with Rucksacks
Two rucksacks,
two grey heads.
And the roads of all the world
for wandering.

A Double Rapture
Because there is no me
and because I feel
how much there is no me.

I Protest
Dying
is the hardest
work of all.
The old and sick
should be exempt from it.

Anxiety
You make among the trees
a nest for our love.
But look at the flowers
you’ve crushed.

I Am Filled with Love
I am filled with love
as a great tree with the wind,
as a sponge with the ocean,
as a great life with suffering,
as time with death.

I Cannot
I envy you. Every moment
You can leave me.
I cannot
leave myself.

They Saved Me
Twenty-four hours
I was dying of fever.
Twenty-four hours
mother knelt
and prayed by my bed.
Twenty-four hours
father lay, face down
on the floor.
They saved me.

Sad Lovers
Like an eye and an eyelid
united by a tear.

Four Very Fat Legs
I am jolly as if I were
very fat.
As if I had four
very fat legs. As if I jumped very high
on my four very fat legs.
As if I barked
cheerfully and very loudly
with those four very fat legs.
That’s how jolly I am today.

There Is a Light in Me
Whether in daytime or in nighttime
I always carry inside
a light.
In the middle of noise and turmoil
I carry silence.
Always I carry light and silence.

That Would Not Be Good
When I am alone
I am afraid to turn
too quickly.
What is behind my back
may not, after all, be ready
to take a shape suitable
for human eyes.
And that would not be good.

She Does Not Remember
She was an evil stepmother.
In her old age she is slowly dying
in an empty hovel.
She shudders
like a clutch of burnt paper.
She does not remember that she was evil.
But she knows
that she feels cold.

The Greatest Love
She is sixty. She lives
the greatest love of her life.
She walks arm-in-arm with her dear one,
her hair streams in the wind.
Her dear one says:
“You have hair like pearls.”
Her children say:
“Old fool.”

Thing Indescribable
Out of suffering, power is born.
Out of power, suffering is born.
Two words for one
indescribable
thing.

To That Which Is Most Important
Were I able to shut
My eyes, ears, legs, hands
And walk into myself
For a thousand years,
Perhaps I would reach
—I do not know its name—
what matters most.

Two Potatoes
I carried two potatoes
A woman came up to me.
She wanted to buy two potatoes
She had children.
I didn’t give her two potatoes
I hid two potatoes.
I had a mother.

Man and Centipede
I will survive.
I’ll find the deepest basement,
shut myself inside, won’t let anybody in,
I’ll dig a hole in the ground,
chew out the bricks,
I’ll hide in the wall, I’ll go into the wall
like a centipede.
Everyone will die, and I
will survive.

Let Them Count Corpses
Those who gave the first order to fight
let them now count our corpses.
Let them go through the streets
that are not there
through the city
that is not there
let them count for weeks for months
let them count our corpses
till death.

You Died
You really died in me, not when
another gave me joy.
You died in me
when another gave me pain.


Yamnayas

You are treading water
describing over and over the water.
Todd Dillard
.

Regresan los jinetes cabalgando
tus crisantemos amarillos —níveo
jardín marmóreo— y una y otra vez

el agua —revuelta— dice: «de nuevo»,
el agua te dice «otra vez» de nuevo,
junto a flamantes carros de caballos

invaden la antigua estepa, —jinetes
sin estribos— fulgores de la noche,
penumbras en el día, ciertamente

ninguna casualidad es casual,
—preciso— cada paso en cada instante
te conduce —infausto— al lugar preciso

en el infausto preciso momento
en que se revelan —estaño y cobre—
a plena luz del día los jinetes

—gaznápiros— yamnayas cabalgando
desnudos crisantemos —un espíritu
te guía en el jardín transido y llueve

en cualquier otro arroyo—, devastando
con sus cascos la farsa —tenebrosa—
y la —hilarante— tragedia del tiempo,

es así como la casualidad
—cada paso en cada instante— conduce
a la revelación, todo está donde

—exactamente— está, y tu estás ahí,
tan helado y exacto —de momento—
como el norte magnético en su polo

—o cerca—, tan atónito y cegado,
estupefacto y aturdido —o casi—
como afirma el mito que resultó

el tarsino —fulminado por halos
astrales— en la ruta del jazmín,
y oyó allí la verdad in/sospechada

—pues nada pudo ver— y estuvo luego
tres días sin comer y sin beber
—tal cuentan—, aunque apuntan los doctores

que —quizá— todo pudo ser —tal vez—
debido a algún ataque de epilepsia
—casual— en el lóbulo temporal,

pues se toman accesos por visiones
y reflejos —bajo el sol del desierto—
por —in/equívocas— señales, vuelan

dos cuervos a la izquierda del paisaje
y una gaviota —argéntea— planea
las albas dunas a la diestra —aves—,

la casualidad —fatídica— expone
lo que el ojo menos querría ver,
lo que el cerebro —tardo— no quisiera

de ninguna manera entender —vuelan
agoreras aves— en el difuso
—confuso— laberinto de los días,

mas —preciso— cada paso conduce
a la ineluctable revelación
—a plena luz del tiempo—, son palurdos

yamnayas pisoteando los áureos
crisantemos —ni estribo o hierro—, lúcida
visión traslúcida, revelación

contra granito y liquen —tal vez llueva
en cualquier otro charco—, reflexiona
—agujas y alfileres, cosquilleo

entre los muslos— sobre los des/hechos
de la —im/pura— verdad in/esperada,
cabalga el caballero cabalmente

—oh Saulo en el camino de Damasco—
hasta que es derribado del jamelgo
por la luz —revelada— del abismo,

o bien casualidad —o providencia—
o un espíritu que guía tus pasos
—infaustos, precisos— desde la gélida

oscuridad de su tumba —transido
jardín marmóreo—, donde —im/paciente—
aún sigue escudriñando tus azares,

hacia —paso a paso— la irrevocable
revelación de la luz celestial
—astrales halos— cuyo rayo aguarda

—inexorable— el lugar y el instante
en que golpear —y abrir— tu cerebro
con la perversidad de la verdad

que —si no— no podrías haber visto
—yamnayas— ni pensado ni supuesto,
escucha —niño de corazón río—

el rumoroso flujo de las aguas
que por el bosque vuelven hacia el llano,
—susurran— algo —escucha— van diciendo

por entre las peñas y los barrancos
—el agua entorpecida es la que habla—
de tus tan paradójicos meandros,

las sombras del desierto te deslumbran,
la luz de los abismos te enajena
—fulgores y penumbras se confunden—

y, aunque el instante no exista —el ahora
acaba de marcharse ahora mismo—
y —admite— esté el lugar en ningún sitio,

ninguna casualidad es casual,
o toda casualidad es ajena
al —limitado— humano entendimiento,

el agua —resuelta— dice: «de nuevo»,
y es por esta razón que —siempre— usas
lentes oscuras: la luz del abismo

—aún— vuelve a deslumbrarte cada día.


egm.2021

→ —Oh Enri
Todd Dillard, Parábola del superviviente
Yamnaya culture (wikipedia)


Aires orillas guijarros 1

I

Porque casi todo ha sido ya dicho,
casi todo ha sido ya escrito,
casi todo ha sido antes contado
y tergiversado,

casi todo ha sido detalladamente
alterado y adulterado,
y si casi todo ha sido rehecho,
casi todo ha sido ha sido antes fingido

y retorcido, porque casi todo
lo que ya ha sido antes visto y oído,
casi todo ha sido ya confundido,
falseado y falsificado,

porque casi todo ha sido,
baila la conga en la punta de un pie.

II

El barranco que trepamos
a través de la deslumbrante luz
de la verdad voluble
y la justicia antojadiza,

los charcos que pisamos,
las zanjas en que caemos,
el lodo en el que nos hundimos,
el hondo precipicio al que rodamos,

no son la senda hacia la prometida
victoria al atardecer, y
aunque, preciosa, nosotros miremos
al futuro con gafas de sol,

la historia a nosotros nos mira
con vaga y fatigada indiferencia.

III

Cómo estamos de jodidos, serás
absuelto de todos tus pecados
pero tus errores jamás
te serán perdonados,

el antinegacionista rezonga:
ya no quiero que me digas “te quiero”,
la antimateria gemía, jodida,
las grasientas grietas del universo,

el paraíso fue devastado
por los mismos que inventaron el mito
del paraíso, para temores
se pintan colores, fodidos vamos

confundiendo jayanes con mutantes
después de quince meses sin vivir.

IV

Mejor menos,
antes lo dijo Baltasar Gracián
en seco endecasílabo:
“lo bueno, si breve, dos veces bueno”

[B+b = 2B]
elidiendo el verbo, eso sí,
pero hasta que Mies Van der Rohe
(si bien la frase no era suya)

no popularizó el “less is more”,
esto es: “menos es más”
[− = +]
la cosa no estuvo del todo clara,

porque en realidad a Gracián
le había quedado un poquito largo.

V

Sabes que no sabes
cómo has llegado hasta aquí,
pero sabes, mal de ti,
que sabes por qué aún sigues así,

reúsalo, úsalo, abúsalo,
qué picotea esa paloma
en tu mojado tejado,
semillas, claro, que el viento trae,

gímelo, ládralo, aúllalo,
semillas, cierto, que el viento hurta,
si no sabes, mal de ti,
ni por qué esto está así, pero

no hay nada como tener a alguien
que te diga lo que tienes que hacer.

VI

Tú no eres imbécil,
crees que estás diciendo la verdad,
eso crees, tan solo
porque dices lo que crees saber,

nadie quiere ser imbécil,
nadie cree ser imbécil,
entonces, quién es ese santo imbécil
que no deja de torrar los collones,

ah, parece ser que soy yo, perdón,
guichar es mucho mejor que follar,
musitó el joven sacerdote
recién llegado de la meseta,

ladra el perro en el chamizo,
aúlla el lobo solo en la montiña.

VII

Incluso reconoce los errores
que jamás has cometido,
de cualquier modo y pese a todo
jamás te serán perdonados,

condonados ni reubicados
en ningún vano desván del averno,
para terrores se esculpen colores,
de cualquier modo, y sobre todo,

destruye tras un año tus sonetos,
los traidores serán juzgados
en su peor día, y sea tu lema:
cada moco con su flema,

mastica sin desmayo tu estulticia,
escupe las espinas de tu ardor.


egm.2021

Excavaciones Gutiérrez S.L.

I’ve been a miner for a heart of gold.
N. Young
.

I

Quise saber,
quería ver…
tajé la roca en busca
de un corazón de corindón.

Entre los hielos opacos
y los volcanes en flor
aún hoy sigo buscando
un corazón de corindón.

Y me estoy haciendo inmortal.
Sigo y perforo en en la búsqueda
de un corazón de corindón,
y aún me vuelvo inmortal.

II

Cavé ciudades,
excavé aldeas,
dragué las rías en busca
de un corazón de corindón.

Aquí en mi mente
la banquisa es algo fina
por eso sigo buscando
un corazón de corindón.

Y me estoy haciendo inmortal;
todavía sigo en la búsqueda
de un corazón de corindón
y ya me he vuelto inmortal.

III

Pero aún sigo en busca
de un corazón de corindón;
por ti seguí excavando
mientras me hacía inmortal.

Por tan glaciales razones
—rubí o zafiro en el fango—
aún hoy sigo buscando
un corazón de corindón.

Sigo excavando y buscando
un corazón de corindón;
sajo el abismo en mi búsqueda,
cada vez más inmortal.


egm.2021
A partir de Heart of Gold de Neil Young.

Neil Young. Heart of Gold

Wallace Stevens

Los poemas de nuestro clima


_

I

Agua clara en un cuenco brillante,
claveles rosados y blancos. La luz
de la habitación más como un aire níveo,
reflejando la nieve. Una nieve recién caída
al final del invierno, cuando vuelven las tardes.
Claveles rosados y blancos; uno desea
mucho más que eso. El día mismo
se simplifica: un cuenco de blanca,
fría, una fría porcelana, baja y redonda,
con nada más que los claveles en él.

II

Se diría incluso que esta absoluta sencillez
le despoja a uno de todos sus tormentos, oculta
un malvadamente confeccionado yo vital
y lo renueva en un mundo de blanca,
un mundo de agua clara, brillante en el borde,
y aún así uno querría más, uno necesitaría más,
más que un mundo de aromas blancos y nevados.

III

Permanecería allí la siempre inquieta mente,
de modo que uno quisiera huir, regresar
a lo que había estado tanto tiempo compuesto.
Lo imperfecto es nuestro paraíso.
Nótese que, en esta amargura, deleite,
pues lo imperfecto está tan vivo en nosotros,
yace en palabras defectuosas y sonidos obstinados.

_


Wallace Stevens. The Poems of Our Climate (thepoemoftheweek.blogspot.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Poems of Our Climate

I
Clear water in a brilliant bowl,
Pink and white carnations. The light
In the room more like a snowy air,
Reflecting snow. A newly-fallen snow
At the end of winter when afternoons return.
Pink and white carnations — one desires
So much more than that. The day itself
Is simplified: a bowl of white,
Cold, a cold porcelain, low and round,
With nothing more than the carnations there.

II
Say even that this complete simplicity
Stripped one of all one’s torments, concealed
The evilly compounded, vital I
And made it fresh in a world of white,
A world of clear water, brilliant-edged,
Still one would want more, one would need more,
More than a world of white and snowy scents.

III
There would still remain the never-resting mind,
So that one would want to escape, come back
To what had been so long composed.
The imperfect is our paradise.
Note that, in this bitterness, delight,
Since the imperfect is so hot in us,
Lies in flawed words and stubborn sounds.


Julie O’Callaghan

Poemas breves


_

Bolsa

Aquí tengo
una bolsa de plástico de asas,

dentro llevo algunas piezas mías,
un brazo de repuesto, venas de reserva, piel extra…

pueden venir bien
en días como hoy.

Tiempo

Hace solo un momento
que se ha acostado a mi lado
diciendo tonterías poéticas.
La alfombra está aún tibia,
el incienso de su batín
flota en el aire.

Sonido blanco

Si la lluvia
susurra
es nieve.

Delgada

Me alimento solo de tarta.
La tomo en cada comida.
Ah, y bebo zumo de mango.
Primero como un bocado de tarta
y luego lo baño con cóctel de mango.
Ese es el secreto
de por qué me mantengo
tan delgada.

De cara al oeste

Centelleantes paredes de rascacielos
que necesitan toda la ayuda que puedan obtener.
Se empapan de los colores del atardecer.

La gente deja de cocinar
o de reírse con la tele
y se vuelve ámbar, violeta y azul claro,

porque están de cara al oeste.

Acabado

Cuando vio a los gansos
reuniéndose en un lago de Wisconsin
dijo: «Vaya, el verano casi ha acabado».

¿Acabado? Todavía hace calor.
Y las tormentas de verano siguen
aporreando cada noche el tejado.

Vida en la isla

Vivo en una isla.
Pero eso no es lo peor.
El agua salpica descontrolada
las orillas
de toda esta formación geológica.
Difícilmente puedes
ir a ningún lugar
sin caerte.

El día

Cuando llegue el día
(oh, ya llega)
y el gran caballo viejo
esté demasiado agarrotado
para montarlo
su dueño
llevará una pequeña silla
al establo
y le leerá poesía,
en cambio.

Una vez en el centro comercial

me compré una preciosa falda de flores
que había estado buscando
y que sabía que sería perfecta
para cualquier ocasión.
Pero en casa
las flores parecían marchitas.

Música de tren

Esto es
lo que intentaba recordar:
el gemido de un tren
bajo el calor
aullando triste
a la gente.

Confinamiento solitario

Las llaves tintinean
en mi mano,
llego
a nuestra puerta principal,
entro
y
me encierro,
pongo la alarma
y comienza
mi Sentencia de por vida.

Al modo de Dennis O’Driscoll

Yo lo tenía todo:
una casa confortable,
un genio por esposo,
una vida feliz,
barbacoa los domingos,
un jardín con flores y senderos de grava,

hasta que un día…

_


Julie O’Callaghan. White Sound – Brief poems by Julie O’Callaghan (briefpoems.wordpress.com)
julieocallaghan.net
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Bag
I have here
a plastic bag with handles
inside I carry a few pieces of myself
a spare arm, replacement vein, extra skin
they do come in useful
on days like today.

Time
Only a moment ago
he lay beside me
saying silly poetic things.
The mat is still warm,
incense from his robe
haunts the air.

White Sound
When rain
whispers
it is snow.

Skinny
All I ever eat is cake.
I eat it at every meal.
Oh and I drink Snapple.
First I take a forkful of cake,
then I wash it down with Mango Cocktail.
That’s my secret
on how come
I’m so skinny.

Facing West
Walls of twinkling skyscrapers
need all the help they can get.
They soak up the colours of dusk.
People quit cooking
or stop laughing at the TV
and turn peach, violet and pale blue
— they are facing west.

Over
When he saw geese
gathering on a lake in Wisconsin
he said, ‘Oh no — summer’s almost over.’
Over? It was still hot.
Summer thunderstorms still pounded
nightly on the roof.

Island Life
I live on an island.
But that’s not the worst part.
Water sloshes uncontrollably
at the edges
of this entire geological formation.
You can hardly
go anyplace
without falling off.

The Day
When the day came
(oh it comes)
and the big old horse
is too stiff
to be ridden
his owner
carries a little chair
into his stable
and reads him poetry
instead.

Once When I Visited the Mall
I bought a magnificent floral-skirt
the one I had been searching for
which I knew woud be perfect
for every occasion.
But at home
the flowers seemed faded.

Train Music
this is what
I was trying to remember:
sad train moan
in the heat
howling
to the nation.

Solitary Confinement
The rattling keys
in my hand
I come
to our front door
enter
and
lock myself in
set the alarm
and commence
my Life Sentence.

After Dennis O’Driscoll
I had everything:
a cozy house
a genius husband
a happy life
a Sunday roast
a flower garden with gravel paths
and then one day…

 


La ceniza del sábado

1

Interceptado por la gravedad
de una galaxia excéntrica
caíste en el más grave de los vórtices
de este continuo espacio-temporal.

2

El nombre hace al hombre;
cuando cambia el nombre
cambia también el hombre.

3

Navegamos lo exterior, lo interior,
pero todos
los universos estaban vacíos.

4

Fatua y perseverante
una ridícula nave se posa
sobre un yermo planeta sin atmósfera.

5

El tiempo, anfractuoso, observa
con sorna desde sus múltiples tronos:
_
las máscaras pasan bailando
en el tedioso desfile sin público.

6

De una manera o un modo o otro
—es cierto, ante o va u
todo lo que sube o baja
ha de seguir bajando o subiendo.

7

Ausencia y exceso de información
se contrapesan y anulan;
cuanto sabemos es cuanto ignoramos.

8

Resiste un poco más con tu disfraz:
nunca lo pasas mejor
que cuando lo estás pasando tan mal.

9

Una rubia vestida de negro
y un negro vestido de rubia;
quizá bajo las máscaras hay alguien.

10

No hubo hoguera ni sepelio en la playa
—sería el sábado—
ni el mar se llevó las cenizas…
_
Ni carnaval, ni sexo, ni alcohol.

11

Ves diferentes caras
en cada espejo en que te miras,
y ninguna de ellas es la tuya.

12

¿Puede un alienígena en la Tierra
disfrazarse de sombra de humano?

13

Y la cuaresma es un abismo astral
de gravedad tetradimensional.


egm.2021

Sábado de Ceniza


Joan Margarit

Poesía y otras zarzas

Ulises en aguas de Ítaca


Te acercas a la isla y sabes ya
lo que la vida encierra, qué es azar.
Tu arco será polvo en la repisa;
polvo el telar y la pieza tejida.
Los pretendientes que en el patio acampan
son sombras por Penélope soñadas.
Te acercas a la isla: al roquedal,
cual tiempo a la Odisea, bate el mar.
Nadie ha tejido nunca tu ausencia
ni destejió el olvido sin presteza.
Y aunque la razón lo ignore, es, sin serlo,
Penélope una sombra de tu sueño.
Te acercas a la isla: las gaviotas
sobre la playa seguirán ociosas
cuando la atravieses sin dejar huella,
porque no has existido: eres leyenda.
Quizá hubo un Ulises muerto en Troya,
quizá una mujer lo lloró sola,
pero en el sueño de un poeta ciego
sobrevives. En la frente de Homero,
eterno y riguroso, cada alba
un solitario Ulises desembarca.


Ver la entrada original 170 palabras más

Empedrat

Tanto que me amabas
y eran habas frías…
tanto me querías
y eran frías habas;

tanto que añadías
cuánto me adorabas,
tanto me añorabas
y eran habas frías;

tanto me quemabas,
tanto me encendías:
tantas tonterías
y tan pocas habas.

Tanto que me ardías…
y eran habas frías.


egm.2021


Primo Levi

Sidereus nuncius


_

He visto a Venus bicorne
navegar suave en la serenidad.
He visto valles y montes en la Luna
y a Saturno trigémino,
yo, Galileo, el primero entre los humanos;
cuatro estrellas vagando en torno a Júpiter,
y la Vía Láctea escindiéndose
en infinitas legiones de nuevos mundos.
He visto —no creído— manchas presagiosas
ensuciando la cara del Sol.
Esta lente la he construido yo,
hombre culto pero de manos hábiles:
yo pulí el vidrio, yo lo apunté al Cielo
como se apuntaría una bombarda.
Yo fui el que atravesó el Cielo
antes de que el Sol me abrasara los ojos.
Antes de que el Sol me abrasara los ojos
tuve que doblegarme a decir
que no había visto aquello que vi.
Quien me ha sujetado a la tierra
no desataba terremotos ni rayos:
era de voz mansa y baja
y tenía la cara de todos.
El buitre que me roe cada noche
tiene la cara de todos.

_


Primo Levi. Sidereus nuncius (purpureoegiallo.blogspot.com)
La Biblioteca Nacional ocultó durante cuatro años el robo del Sidereus nuncius (elpais.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Sidereus nuncius

Ho visto Venere bicorne
Navigare soave nel sereno.
Ho visto valli e monti sulla Luna
E Saturno trigemino
Io Galileo, primo fra gli umani;
Quattro stelle aggirarsi intorno a Giove,
E la Via Lattea scindersi
In legioni infinite di mondi nuovi.
Ho visto, non creduto, macchie presaghe
Inquinare la faccia del Sole.
Quest’occhiale l’ho costruito io,
Uomo dotto ma di mani sagaci:
Io ne ho polito i vetri, io l’ho puntato al Cielo
Come si punterebbe una bombarda.
Io sono stato che ho sfondato il Cielo
Prima che il Sole mi bruciasse gli occhi.
Prima che il Sole mi bruciasse gli occhi
Ho dovuto piegarmi a dire
Che non vedevo quello che vedevo.
Colui che m’ha avvinto alla terra
Non scatenava terremoti né folgori,
Era di voce dimessa e piana,
Aveva la faccia di ognuno.
L’avvoltoio che mi rode ogni sera
Ha la faccia di ognuno.


Primo Levi

El atardecer en Fossoli


_

Sé qué significa no regresar.
A través del alambre de púas
he visto el sol descender y morir;
He sentido desgarrando mi carne
las palabras del viejo poeta:
“Puedan los soles caer y volver:
Aquí, cuando la breve luz se apaga,
una noche infinita es el dormir”.

_


Primo Levi. Il Tramonto di Fossoli (ilbolive.unipd.it)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Il Tramonto di Fossoli

Io so cosa vuol dire non tornare.
A traverso il filo spinato
Ho visto il sole scendere e morire;
Ho sentito lacerarmi la carne
Le parole del vecchio poeta:
“Possono i soli cadere e tornare:
A noi, quando la breve luce è spenta,
Una notte infinita è da dormire”.

Cosas para ti

Algunas meditaciones sarcásticas
llenas de agua salada y arena,
la elaboración brota quebradiza

en recuento de todo lo que hemos
derramado derruido derribado,
filósofos ciegamente mezquinos,

un fosco montoncito de gusanos,
sacras semillas regadas con néctar,
un luminograma de las ardoras,

este mar encendido nos abrasa,
una elección forzada y sin desvíos,
no como trayecto sino deseo,

algo tan límpido como las olas
rompiendo en tu mirada en la mañana,
rodando en tu memoria cada día,

la vaga imagen de un esquivo espectro
que en la bruma del alba se revela,
rumores, aprensiones y secretos,

tramas y urdimbres de la misma tela
que nos envuelve y ata, un mirlo cae
en el sereno borde de la noche,

la hiedra en espiral crece en la niebla,
una rana en un estanque fangoso,
confín de transeúntes trashumantes

con la nariz apuntando hacia el este,
suma sacerdotisa del sarcasmo,
pájaros muertos en el viento norte,

rumores, aprensiones y secretos
dejan el espejo para mirar
por la ventana, y luego la ventana

para salir medrosos por la puerta,
un niño perdido en los pasadizos
del castillo de la princesa autista,

el eco que susurra insensateces,
juegos de palabras, adivinanzas,
las hadas listas siempre ocultan pistas,

producto asilvestrado e irreflexivo
que ya anticipa el arte pospandémico,
picos, garras y agudeza visual,

la humanidad del momento no ignora
el lenguaje de las aves rapaces,
el código animal inextinguible,

mirando desde distintos farallones
es el que vemos el mismo horizonte,
las mismas aguas y los mismos fuegos,

este mar incendiado nos abrasa,
y permanece aún sobre las olas
un eco susurrando insensateces,

raras transmisiones intermitentes,
vela el cristal el rayo del futuro,
secas semillas regadas con semen,

una rana que yace silenciosa
en el fondo de una charca sombría,
una efigie creíble de mí mismo,

el viejo montoncito de gusanos
de mi cabeza también te lo doy,
plantación de plancton luminiscente,

medusas tal vez, o algas doradas,
las plagas suelen tener hambre, el torpe
poema evoluciona a trompicones,

licra y látex, burda bisutería
barata: marcos para los paisajes
usados de tu reino en decadencia,

pájaros yertos en el turbio viento,
errático deseo en puro plancton,
este mar encendido nos abrasa,

filósofos despeñados, buscábamos
la luz de la piedra filosofal
en las grutas más oscuras del tiempo,

rumores, aprensiones y secretos,
contactos visuales inesperados,
algo tan diáfano como las olas,

yo sé bien que tendría que ser alguien,
crear un personaje verosímil
que pudieras tú aceptar y creer,

e incluso que pudiera yo aceptar
como efigie creíble de mí mismo
sobre la imagen de este esquivo espectro,

algo tan diáfano como las olas
rayendo tu memoria en el crepúsculo,
rompiendo en tu mirada cada día,

todo esto te traigo y te lo entrego,
suma sacerdotisa del marasmo:
un planigrama de las ardentías

que en la superficie se nos revelan,
este mar encendido nos abrasa,
el rayo irrefractable del futuro,

pájaros libres en el viento norte,
la niebla en espiral sobre la hiedra,
el código de las aves rapaces,

truncas transmisiones inteligibles,
contactos visuales insospechados,
dulces semillas colmadas de savia,

despeñados filósofos buscando
la luz de la piedra filosofal
en las simas más profundas del tiempo,

como el mar incendiado nos abrasa,
el eco sosteniendo insensateces
—este final no es ningún principio—

y un poco de sarcástico silencio.


egm.2020


Hosanna

Pero una sola palabra tuya bastará para sanarle.
Mateo, 8:8

En las alturas nieva, aquí los cormoranes
bucean en la bruma fluctuante de la ría,
la brisa —a veces viento— trae frío e incertezas;

el invierno no espera a que llegue el solsticio
—siempre bien depilado— en la fecha acordada;
ya milagro o rutina, la vida prevalece;

mi deporte dilecto es fumar contemplando
el mar y sus meandros —no lejos la cerveza—
mientras repaso nuestras idas —huidas—, venidas

y retorcidas rutas al nadir de la nada
—dame el trallazo eléctrico de miel en tu mirada—
que nos alza y ahoga; ibas, venías, pero

cuando por fin tus ojos —malicia, lirio y cuarzo—
consiguieron llegar hasta mis perros ojos,
esa mirada tuya bastó para infectarme.


egm.2020
Revelación del solsticio de invierno
Relé de tiempo inverso
Imaginé sus ojos

Børns. Electric Love

Daria Menicanti

Cuchillo


_

Voy con un gran cuchillo clavado
en el pecho, el mango hacia fuera.
Voy tranquila y blanca. Un policía
con el silbato me llama: «¡El cuchillo
—grita—, el cuchillo!»
Parece ser que la hoja
excede las medidas legales.
Así que me detengo y pago
la enésima multa.

_


Daria Menicanti. Cuchillo (uninsubria.it, pdf. p. 373)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Coltello

Me ne vo con un gran coltello infisso
nel petto, il manico fuori.
Me ne vado tranquilla e bianca. Un vigile
col fischio mi richiama: – Il coltello,
mi grida, il coltello! –
Par proprio che la lama
superi le misure della legge.
Così mi fermo e pago
l’ennesima contravvenzione.


Bernadette Mayer

Andando como un petirrojo


_

da 3 o 4 pasos después párate
mira huele saborea toca y escucha
¿hay algo para comer?
ah vaya, un poco de caviar
quizá sea mi cumpleaños, gracias
debo ser muy mayor, unos setenta
creo que me estoy desintegrando, tendré
que recoser mis pedazos pero ¿durará?
por favor llévate un trozo de mí a casa, cada trozo
está contra la guerra y no paga tu alquiler, de hecho
recuerda: la propiedad es un robo, dáselo todo
a todos, también andan otros pájaros por aquí

_


Bernadette Mayer. Walking Like a Robin (verse.press)
bernadettemayer.com
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Walking Like a Robin

take 3 or 4 steps then stop
look smell taste touch & hear
is there anything to eat?
oh look, there’s some caviar
it must be my birthday, thanks
i must be very old, like seventy
i guess i’m falling apart, i’ll just
sew myself back together but will it last?
please take a piece of me back home, each piece
is anti-war and don’t pay your rent, in fact
remember: property is robbery, give everybody
everything, other birds walk this way too


Nanni Balestrini

Modo de hinchar un bizcocho


_

Para obtener los mejores resultados
ínflese con la boca
no utilizar en ningún caso
bombas de presión ni compresores

sóplense las palabras en la rima
y simultáneamente con los dedos
presiónese el acento tónico
para desbloquear su ritmo interno

el ritmo impedirá que las palabras
se salgan fuera de la rima
presionar el acento tónico permite
que las palabras sopladas entren más fácilmente

no inflar demasiado
deben quedar algunos pliegues
después de haber inflado por completo
déjese de presionar el acento tónico

introdúzcase el verso en la apertura de la rima
a continuación empújese hasta el fondo
de modo que toda la superficie externa
aparezca plana

para desinflarlo
basta extraer el verso
de la apertura de la rima
y simultáneamente con los dedos

presionar el acento tónico
para desbloquear su ritmo interno
y permitir que las palabras puedan salir
con mayor facilidad

continúese
presionando el acento tónico
hasta que las palabras contenidas
hayan salido completamente

no introducir objetos puntiagudos
cortaplumas clavos lápices palillos paraguas etc
en la rima para extraer las palabras
más rápidamente

mantenimiento
para limpiar enjuagar con agua tibia jabonosa
y colgar para secar
no planchar no cepillar no utilizar secadores de pelo

evitar cualquier contacto con objetos
afilados o incandescentes
no depositar ni arrastrar sobre superficies abrasivas
podría explotar peligrosamente

_


Nanni Balestrini. Come si gonfia una ciambella (nannibalestrini.info)
Nanni Balestrini. Il pubblico del labirinto (nannibalestrini.info)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Come si gonfia una ciambella

Per ottenere i migliori risultati
gonfiatela con la bocca
non usate assolutamente
pompe a alta pressione o compressori

soffiate le parole nella rima
e contemporaneamente con le dita
premete l’accento tonico
per sbloccare il suo ritmo interno

il ritmo impedisce alle parole
di uscire fuori dalla rima
premendo l’accento tonico si permette
alle parole soffiate di entrare più facilmente

non gonfiatela troppo
deve restare qualche piega
dopo averla gonfiata completamente
smettete di premere l’accento tonico

introducete il verso nell’apertura della rima
poi spingetelo fino in fondo
in modo che tutta la superficie esterna
appaia piana

per sgonfiarla
basta tirare fuori il verso
dall’apertura della rima
e contemporaneamente con le dita

premere l’accento tonico
per sbloccare il suo ritmo interno
e permettere alle parole di uscire
fuori più facilmente

continuate a
premere l’accento tonico
finché le parole contenute
siano uscite fuori completamente

non introducete oggetti accuminati
temperini chiodi matite stuzzicadenti ombrelli ecc.
nella rima per fare uscire le parole
più rapidamente

manutenzione
per pulirla sciacquatela in acqua tiepida saponosa
e appendetela a asciugare
non stiratela non spazzolatela non usate asciugacapelli

evitate ogni contatto con oggetti
accuminati o incandescenti
non appoggiatela o trascinatela su superfici abrasive
potrebbe esplodere pericolosamente

Nanni Balestrini

Pequeña loa al público de la poesía


_

Henos aquí una vez más
sentados ante el público de la poesía
que está sentado frente a nosotros amenazante
nos mira y espera a la poesía

en realidad el público de la poesía no es amenazante
tal vez ni siquiera está totalmente sentado
tal vez incluso haya alguien de pie
porque ha venido entusiasta y en gran número

o tal vez hay algunas sillas vacías
pero los que han venido son los mejores
han hecho este gran esfuerzo tan solo por nosotros
por lo que nunca deberían amenazarnos

el público de la poesía no amenaza a nadie
por el contrario es amable generoso atento
prudente dispuesto devoto
ávido imaginativo un tanto inhibido

lleno de buenas intenciones de falsos problemas
de malos hábitos de pésimas amistades
de madres agresivas de deseos irrealizables
de dudosas lecturas y de impulsos profundos

no es en ningún caso estúpido no
es sordo indiferente malvado no es
insensible parcial sin escrúpulos no es mezquino
oportunista dispuesto a venderse al primero que llegue

no es un público tranquilo conformista crédulo
sin demasiadas pretensiones
que se lava las manos
y juzga apresuradamente

en cambio es un público que persigue degusta aprecia
lento en calentarse pero que después responde
como alguien dijo
y sobre todo es un público que ama

el público de la poesía es infinitamente diverso elusivo
como las olas del hondo océano
el público de la poesía es apuesto fuerte ávido temerario
mira hacia adelante impávido e intransigente

me ve aquí mientras le leo este chisme
y lo toma por poesía
porque este es nuestro pacto secreto
y la cosa nos conviene a ambos

como siempre yo no tengo nada que decirle
como siempre el público de la poesía lo sabe muy bien
pero lo dice para sí mismo y no en voz alta
no solo porque es cortés voluntarioso dispuesto

y en el fondo también cauto optimista tratable
sino sobre todo porque ama
ama con un amor intenso sincero irresistible
con un amor tenaz exclusivo lacerante

a quién
ama el público de la poesía
fingís preguntar aunque lo sepáis perfectamente
y seguís el juego porque sois despiertos y simpáticos

el público de la poesía no me ama a mí en absoluto
todo el mundo lo sabe ama a alguien diferente
de quien yo no soy más que uno de sus muchos siervos
digamos mensajeros si realmente queremos arreglarlo

el público de la poesía la ama a ella
a ella y
solo a ella y
siempre a ella

la que siempre es tan impredecible
la que siempre es tan impenetrable
la que siempre es tan inaprensible
la que siempre es tan implacable

la que siempre cruza en rojo
la que está contra el orden de las cosas
la que llega siempre tarde
la que nunca se toma nada en serio

la que arma alboroto toda la noche
la que nunca respeta nada
la que discute a menudo y con ganas
la que siempre está sin blanca

la que habla cuando debe callar
y calla cuando debe hablar
la que hace todo lo que no debe hacer
y no hace nada de lo que debe hacer

la que parece siempre tan agradable
la que ama el caos por el caos
la que se agarra a un clavo ardiendo
la que adora huir hacia adelante

la que usa un nombre falso
la que es dulce como una rosca de bizcocho
y feroz como un laberinto
la que es la cosa más bella que existe

el público de la poesía la ama a ella
a quién
bravo a ella la poesía
y cómo podría el público de la poesía no amarla

por qué ama a la poesía os preguntaréis
quizá porque la poesía hace el bien
cambia el mundo
divierte

salva el alma
pone en forma
ilumina relaja
abre horizontes

seguro que cada uno de vosotros tiene sus propias razones
o no estaría aquí
pero mejor no ser demasiado curioso por los asuntos ajenos
para evitar que los demás metan sus narices en los nuestros

así pues alabanzas al público de la poesía
alabanzas a su justo noble gran amor por la poesía
de cuyo reflejo nosotros pálidos y humildes mensajeros
vivimos agradecidos y venturosos

él calla y se levanta
cae un papel de la mesa
él se inclina ante los aplausos
él recoge el papel y lo lee

ALTO SECRETO
NO REVELAR
ABSOLUTAMENTE NUNCA
AL PÚBLICO DE LA POESÍA

el público de la poesía ama a la poesía
porque quiere ser amado quiere ser amado
porque se ama profundamente y quiere asegurarse
de su profundo amor por sí mismo

afortunadamente para él el público de la poesía
cree que solo está escuchando a la poesía
porque si la escuchara atentamente entendería
la desesperada imposibilidad e inutilidad de su amor

y se abofetearía de la mañana a la noche
quemaría todos los libros en las plazas
se arrojaría a un canal
o terminaría sus tristes días en un convento

CONCLUSIÓN
LA POESÍA DUELE
PERO POR SUERTE PARA NOSOTROS
NADIE QUERRÁ CREERLO NUNCA

_


Nanni Balestrini. Piccola lode al pubblico della poesia (nannibalestrini.info)
Nanni Balestrini. Il pubblico del labirinto (nannibalestrini.info)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Piccola lode al pubblico della poesia

Eccoci qui ancora una volta
seduti di fronte al pubblico della poesia
che è seduto di fronte a noi minaccioso
ci guarda e aspetta la poesia

in verità il pubblico della poesia non è minaccioso
forse non è neanche tutto seduto
forse c’è anche qualcuno in piedi
perché sono venuti così entusiasti e numerosi

o forse ci sono un po’ di sedie vuote
ma quelli che sono venuti sono i migliori
hanno fatto questo grande sforzo proprio per noi
perché poi mai dovrebbero minacciarci

il pubblico della poesia non minaccia proprio nessuno
è invece mite generoso attento
prudente interessato devoto
ingordo imaginifico un po’ inibito

pieno di buone intenzioni di falsi problemi
di cattive abitudini di pessime frequentazioni
di mamme aggressive di desideri irrealizzabili
di dubbie letture e di slanci profondi

non è assolutamente cretino non
è sordo indifferente malvagio non è
insensibile prevenuto senza scrupoli non è vile
opportunista pronto a vendersi al primo venuto

non è un pubblico tranquillo benpensante credulone
senza troppe pretese
che se ne lava le mani
e giudica frettolosamente

è invece un pubblico che persegue degusta apprezza
lento da scaldare ma che poi rende
come direbbe Pimenta
e soprattutto è un pubblico che ama

il pubblico della poesia è infinito vario inafferrabile
come le onde dell’oceano profondo
il pubblico della poesia è bello aitante avido temerario
guarda davanti a se impavido e intransigente

mi vede qui che gli leggo questa roba
e la prende per poesia
perché questo è il nostro patto segreto
e la cosa ci sta bene a tutti e due

come sempre io non ho niente da dirgli
come sempre il pubblico della poesia lo sa benissimo
ma se lo dice tra sè e sè e non a alta voce
non solo perché è cortese volonteroso bendisposto

e in fondo anche cauto ottimista trattabile
ma soprattutto perché ama
ama di un amore profondo sincero irresistibile
di un amore tenace esclusivo lacerante

chi
ama il pubblico della poesia
fingete di chiedere anche se lo sapete benissimo
ma state al gioco perché siete svegli e simpatici

il pubblico della poesia non ama mica me
questo lo sanno tutti lui ama qualcun altro
di cui io non sono che uno dei tanti valletti
diciamo messaggeri se proprio vogliamo farci belli

il pubblico della poesia ama lei
lei e
solo lei e
sempre lei

lei che è sempre così imprevedibile
lei che è sempre così impraticabile
lei che è sempre così imprendibile
lei che è sempre così implacabile

lei che attraversa sempre col rosso
lei che è contro l’ordine delle cose
lei che è sempre in ritardo
lei che non prende mai niente sul serio

lei che fa chiasso tutta la notte
lei che non rispetta mai niente
lei che litiga spesso e volentieri
lei che è sempre senza soldi

lei che parla quando bisogna tacere
e tace quando bisogna parlare
lei che fa tutto quello che non bisogna fare
e non fa tutto quello che bisogna fare

lei che si trova sempre così simpatica
lei che ama il casino per il casino
lei che si arrampica sugli specchi
lei che adora la fuga in avanti

lei che ha un nome finto
lei che è dolce come una ciambella
e feroce come un labirinto
lei che è la cosa più bella che ci sia

il pubblico della poesia ama lei
chi
bravi lei la poesia
e come potrebbe il pubblico della poesia non amarla

perché ama la poesia vi chiederete
forse perché la poesia fa bene
cambia il mondo
diverte

salva l’anima
mette in forma
illumina rilassa
apre orizzonti

chissà ognuno di voi ha certamente i suoi buoni motivi
se no non sarebbe qua
ma meglio non essere troppo curiosi dei fatti degli altri
se si vuole evitare che gli altri ficchino il naso nei nostri

sia dunque lode al pubblico della poesia
lode al suo giusto nobile grande amore per la poesia
nel cui riflesso noi pallidi e umili messaggeri
viviamo grati e benedicenti

lui tace e si alza
un foglio cade giù dal tavolo
lui s’inchina agli applausi
lui raccoglie il foglio e lo legge

SEGRETISSIMO
DA NON RIVELARE
ASSOLUTAMENTE MAI
AL PUBBLICO DELLA POESIA

il pubblico della poesia ama la poesia
perché vuole essere amato vuole essere amato
perché si ama profondamente e vuole essere rassicurato
del suo profondo amore per se stesso

per sua fortuna il pubblico della poesia
crede solo di ascoltare la poesia
perché se la ascoltasse veramente capirebbe
la disperata impossibilità e inutilità del suo amore

e si prenderebbe a schiaffi dalla mattina alla sera
brucerebbe tutti i libri sulle piazze
si butterebbe in un canale
o finirebbe i suoi tristi giorni in un convento

CONCLUSIONE
LA POESIA FA MALE
MA PER NOSTRA FORTUNA
NESSUNO CI VORRÀ CREDERE MAI