Es basura reciclada


es el cónclave de las manzanas en el hórreo

es el bailar del mar con el cantar del viento

es el pulso de la niebla en los bajíos

es un intervalo entre el ocaso y el otoño

es la transustanciación del sol en móvil sombra

es el deseo que la cereza siente por el mirlo

es el gorrión que engulle las auroras

es la inercia del bosque retrocediendo hacia el océano

es el oxalis enamorado de la ortiga

es el perro que gruñe a las arañas del garaje

es el birlibirloque del conejo y la sintaxis

es la postrada perplejidad de las mañanas

es basura reciclada

es la pisada del hada sumiéndose en el lodo

es la angustia oculta por mil máscaras sarcásticas

es el conocimiento sin nubes ni cometas

es un pájaro de vaho posado en la banquisa

es la cárcava de escarcha de dióxido de carbono

es una avispa zumbando en la hidroeléctrica

es la melodiosa balada del cabrón encabronado

es una brusca y ondulante melodía

es el robo ignominioso de imágenes ajenas

es la inutilidad y utilidad de lo útil e inútil

es la pedante ampulosidad y la frase fofa

es una necesidad necesariamente innecesaria

es basura reciclada

es la aguja de salitre en los rascacielos

es la inquietud de los minutos sumergidos

es la arena que desciende en el reloj eléctrico

es la clepsidra a las nunca menos siempre

es la madreselva en el cúmulo de la escoria del tiempo

es el tiempo decelerando en la losa del dolmen

es la distancia más profunda entre dos puntos

es el punto a punto de caer sobre la i

es la broza y el polvo sobre el futuro devaluado

es la puerta automática del infinito

es la erección del menhir en la lingüística

es un sabido acertijo de física metacuántica

es basura reciclada

es la inconsistencia del cuerpo en los espacios

es la sublimación de la carne en las cloacas del ser

es el dado de los dioses rodando en la materia oscura

es el diluvio después del apocalipsis

es la irrefutable cristalización de lo etéreo

es el dolor del hacha y la piedad de la cuchilla

es la atrición de las mariposas en los túmulos

es el ebrio sarcasmo del enterrador en el bautizo

es el perdón de todas las virtudes

es la letanía del clérigo desengañado

es el aleteo del ángel entre las líneas convexas

es el rosario de las cuentas embrolladas

es basura reciclada

es la dispersión de la exobiología

es la bestia estigmatizada en los suburbios

es la brumosa calma en la tarde de verano

es el silencio en la noche de ventisca

es una duna en cuarto recreciente

es un capuz para la lluvia y también para el rayo

es el hilo cortado en el centro del laberinto

es el mapa de los espejismos del mundo

es la tiniebla que persiste al final del túnel

es el miedo a los astros en la humedad de la caverna

es el verbo que se desliza hacia el delirio

es el primitivo balbuceo en la sabana

es basura reciclada

es la penumbra a través de la luz

es la evanescencia del yo en los calendarios

es el vaivén de desechos y cadáveres en la rompiente

es el perenne romance en en los arrecifes

es la golondrina perdida en los pasillos del aire

es la flecha defraudada que regresa a su carcaj

es el lado incandescente del espejo

es la muda respuesta del reflejo en el escaparate

es el dracma que el viejo loco enterró bajo un roble

es la falsa moneda acuñada por el emperador

es la hoja suelta recogida del suelo

es una artera anciana pálida y escuálida

es basura reciclada

es el vino nuevo en el agua tempestuosa

es la gangrena donde el espíritu pincha en hueso

es un irisado ectoplasma fulgurante

es la mentira insigne tras la verdad innoble

es el recuerdo inventado y el sentimiento fingido

es la ruptura radical de las raíces irrompibles

es el extremo del término del límite del borde

es un peñascal de excéntricas astucias

es el chillido cínico de las gaviotas del vertedero

es el batir de alas en una jaula abierta

es la rima en clima y el ripio en participio

es el aguardiente espeso en las tabernas cerradas

es basura reciclada

es un reguero de orina evaporándose

es la última gota que se hiela en el alero

es la llama efímera y la ceniza eterna

es el dragón que devora al fénix incendiado

es la revelación de los secretos infantiles

es el rumor de la nieve en torno a los alerces

es la idea contrahecha en la habitación destruida

es la nostalgia sin ausencia ni pertenencia

es la descomposición de las rosas en las ciénagas

es la prosodia de las algas en la bajamar dormida

es el vago planisferio de un planeta abstracto

es la directa hondada seca y bárbara

es basura reciclada

es un limpiaparabrisas retrasado

es el fluido flujo de las cifras y los códigos

es el sordo estruendo ardiendo en el neocórtex

es la herramienta calibrada de la insensatez

es la intoxicación del enriquecimiento paulatino

es la furia magnífica del solsticio depilado

es la muerte tocando los sintetizadores

es la música que solo escuchan los videntes

es la circunvolución de los circuitos concéntricos

es una rata en un bidón de gasoil

es la encrespada estridencia de los adjetivos

es el fragor fluorescente de la maquinaria

es basura reciclada

es la bilis desbocada del unicornio descornado

es el relámpago de serotonina en el perineo

es un campo de amapolas tras la tormenta

es una corazonada insubsistente

es el severo amargor del amor sincero

es la reverberación de los besos indeseados

es la muchachita en el baile del higo chumbo

es una niña vendiendo flores en el burdel

es un pene pintarrajeado en tu pared

es el brote de la sífilis y la floración de la clamidia

es un gemido obsesivo como un latido

es el condón anudado y lanzado entre las zarzas

es basura reciclada

es la contorsión discordante de la lengua

es la macla polisintética del mineral articulado

es la coma ahogada en el lago de los subjuntivos

es un sudario de monsergas y estertores

es el fraude en los juegos florales intercósmicos

es la colusión siniestra del sujeto y el objeto

es el armamento extenuado en el zulo de la retórica

es el tono mediocre del imitador apático

es el recalcitrante abuso del analfabetismo

es el vertiginoso tobogán de los sintagmas

es la bronca berrea en letra impresa

es la memez consolidada en las pantallas

es basura reciclada

es la ausencia de eternidad en el vacío

es la contraforma del nervio en la palabra

es el eco de la lágrima en los techos del aeropuerto

es un sauce lluvioso en la ciudad inundada

es la savia y es el semen y es la sangre

es una podrida puta perversa pero guapa

es la lumia abrazada a la eufonía

es el hablar de lo que es y de lo que no habla

es el no es

es una vacua y pretenciosa afición

es una adición y una manía

la poesía

egm.2020

 

Chris Rea

El camino al infierno


Parado en una carretera
vi a una mujer
junto al camino
con una cara que reconocí como la mía
reflejada en el cristal.
Entonces ella se acercó a mi ventanilla
y se inclinó muy lentamente.
Una presión aterradora me paralizó en la sombra.
Ella habló: «¿Qué haces aquí, hijo?
Mi temor por ti me ha removido en mi tumba».
Le dije: «Mamá, vengo al valle de los ricos,
a venderme a mí mismo».
Ella añadió: «Hijo, este es el camino al infierno.
En tu viaje a través del páramo,
desde el desierto a la fuente,
te has desviado por la autopista del infierno».

Así que estoy en pie junto al río,
pero el agua no fluye,
hierve con todo el veneno que se te ocurra pensar.
Y estoy debajo de una farola,
pero sé que la luz de la alegría se ha espantado,
más allá de lo creíble, bajo las sombras
y el perverso miedo a la violencia
ahoga la sonrisa en cada rostro,
y el sentido común está tocando el timbre.
Esto no es un colapso tecnológico,
no, este es el camino al infierno.

Y todos los caminos se atascan con el crédito
y tú no puedes hacer nada.
Solo hay trozos de papel volando lejos de ti.
Oh, mira el mundo, mira bien
lo que se aproxima.
Debes aprender pronto la lección y aprenderla bien.
Esta no es una rápida autovía ascendente,
no, este es el camino,
dijo que este es el camino,
este es el camino al infierno.


Chris Rea. The Road to Hell (youtube.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Road to Hell

Stood still on a highway
I saw a woman
By the side of the road
With a face that I knew like my own
Reflected in my window
Well she walked up to my quarterlight
And she bent down real slow
A fearful pressure paralysed me in my shadow
She said ‘son what are you doing here
My fear for you has turned me in my grave’
I said ‘mama I come to the valley of the rich
Myself to sell’
She said ‘son this is the road to hell
On your journey cross the wilderness
From the desert to the well
You have strayed upon the motorway to hell’

Well I’m standing by the river
But the water doesn’t flow
It boils with every poison you can think of
And I’m underneath the streetlight
But the light of joy I know
Scared beyond belief way down in the shadows
And the perverted fear of violence
Chokes the smile on every face
And common sense is ringing out the bell
This ain’t no technological breakdown
Oh no, this is the road to hell

And all the roads jam up with credit
And there’s nothing you can do
It’s all just bits of paper flying away from you
Oh look out world, take a good look
What comes down here
You must learn this lesson fast and learn it well
This ain’t no upwardly mobile freeway
Oh no, this is the road
Said this is the road
This is the road to hell

 

Luís Miguel Nava

Dos ríos


El cuerpo dividido en dos partes
cerradas
con llave una en otra, avanzo
en un doble corazón como si fuera
al mismo tiempo en un solo barco por dos ríos.


Luís Miguel Nava. Dois rios (escritas.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Dois rios

O corpo dividido em duas partes
fechadas
à chave uma na outra, avanço
num duplo coração como se fosse
ao mesmo tempo num só barco por dois rios.

Respiraremos


cuando podamos
volver a llevar flores a los muertos,
cuando volvamos a pasear
indemnes, despreocupados y ajenos,
cuando jueguen los niños
en las calles, los parques y la arena,
cuando abracemos
a estos y a los otros y a cualquiera,
cuando otra vez sintamos
las flores de los huertos y las viñas,
cuando tropecemos de nuevo
por los viejos caminos de los días,
cuando la vida y la muerte
sean nada más lo que siempre fueron,
cuando podamos
por fin llevarles flores a los muertos.

egm.2020

 

Tristan Tzara

Asco


Aquí hay orillas de mar muerto
bosques de betún nubes de piedra
aquí el horizonte está vacío de naves
las aguas de algas de ballenas de coral
Ningún pez en el agua, las algas no serpentean perezosamente
y me duele me duele como los gritos de la sirena

En las colinas amarillas
hormiguean tantas especies de animales
en las marismas verdosas
en la fábrica abandonada de los fantasma de humo
alma llena de enfermedades
¿te gustaría perderte?

Las laderas de arcilla
han bebido la nieve de tantos inviernos
y yo quiero abrazarte, abrazarte
con caricias de larva


Tristan Tzara. Dégoût (Poésies Complètes, Flammarion. pdf, p. 44)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Dégoût

Ici il y a des rivages de mer morte
Des forêts de bitume des nuages de pierre
Ici l’horizon est vide de navires
Les eaux d’algues de baleines de coraux
Nul poisson dans les eaux, les algues ne serpentent pas paresseusement
Et j’ai mal j’ai mal comme les cris de la sirène

Sur les collines jaunes
Fourmillent tant d’espèces d’animaux
Dans les marais verdâtres
Dans l’usine abandonnée aux fantômes de fumée
Âme pleine de maladies
Voudrais-tu te perdre ?

Les pentes d’argile
Ont bu la neige de tant d’hivers
Et moi je veux t’embrasser, t’embrasser
Avec des caresses de larve

La compra


Piénsalo antes,
piénsalo antes,
piénsalo antes,
elige bien el día y la hora,
equivócate de todos modos,
sal por fin a la calle,
vacía,
las gaviotas aúllan,
camina, mira, observa,
allá el cielo nublado,
aquí cintas de plástico
que clausuran la playa,
llega hasta el súper,
llega hasta el súper,
llega hasta el súper,
han cerrado esta entrada,
vete a la otra,
espera
a que te dejen pasar,
evita
cruzarte de cerca con nadie,
camina de prisa
por entre las estanterías
y los temibles pasillos,
coge lo necesario
sin ni rozar nada más,
haz cola,
mantén la distancia,
mantén la distancia,
mantén la distancia,
espera de nuevo
a que se vaya esa idiota
que se demora en la caja,
coloca tu compra
para que la cajera,
otra simple heroína,
la vaya sumando,
métela en la bolsa tú mismo,
paga con la tarjeta,
ni billetes ni monedas,
vuelve a la calle,
allá el mar
y el cielo nublado,
esquiva a esa señora del perro,
da un rodeo por el asfalto
para sortear a otros dos
que ocupan la acera
hablando juntos de algo
improbablemente importante,
insensatos imbéciles,
vuelve a tu casa,
vuelve a tu casa,
vuelve a tu casa,
la misma calle vacía,
no pasa ni un coche,
carga el peso excesivo
de una compra precipitada
y también indecisa,
a pesar de la lista,
al llegar al portal
empuja el cristal con el codo,
no toques nada,
no toques nada,
no toques nada,
en el ascensor agarra
el tirador con la manga,
no toques nada,
abre tu puerta, ciérrala,
bueno,
ya estas a salvo
en tu refugio blindado,
deja la compra en el suelo,
más tarde la sacarás,
con mucho cuidado,
corre a ducharte,
corre a ducharte,
corre a ducharte,
cuelga la ropa
y ya ni la mires,
gel, agua caliente,
esponja y cepillo,
y más agua caliente,
sécate,
vístete con otra ropa,
échate en el sofá,
bendito sofá,
estás a salvo
quizá de momento,
enciende un pitillo,
un dulce e inocuo pitillo,
al menos mata despacio
y no es infeccioso,
descansa,
fuma y descansa,
estás a salvo,
pero
la guerra solo ha empezado,
solo ha empezado,
solo ha empezado.

egm.2020