Fritangada dominguera

Es domingo. Te levantas tarde y con resaca. Brumosamente recuerdas qué buena estaba aquella tía y cómo acercaba su cara a la tuya y dejaba que te rozaran sus tetas pequeñas. Pero, bueno, se fue con su marido. Quizá otro día. Así que bebes algo de zumo, fumas algo, ves la tele, dejas pasar el tiempo. Por fin te entra hambre. Pero ya no es hora de ir al bar de las hamburguesas y están las tiendas cerradas. Así que miras qué hay por la nevera y por la cocina adelante. Descubres unas cuantas cosas que te pueden servir como

Ingredientes

  • dos patatas
  • media zanahoria
  • un trozo de calabacín
  • un cuarto de cebolla
  • un par de huevos
  • dos rebanadas de pan del día anterior
  • aceite de oliva
  • sal y/o pimienta

Preparación

En una sartén echas aceite y esperas a que se caliente mientras pelas y cortas las patatas. Mientras estas se fríen pelas la media zanahoria, la cortas por la mitad a lo ancho y después a lo largo y luego en tiras y la pones con las patatas. Lavas el trozo de calabacín, como de unos tres centímetros de largo, y también lo cortas en tiras y lo añades. Cuando ya todo esté bastante hecho cortas el cuarto de cebolla así como en eso que llaman juliana, o sea, tiritas finas, y venga pa allá.

En el ínterin cortas las rebanadas de pan en dados grandes y los fríes aparte y los reservas.

Cuando las patatas y el resto estén en su punto lo vas sacando a un plato donde suelten algo de aceite y lo salas o salpimentas.

Luego fríes los dos huevos, o más, tú mismo.

Vas poniendo en un plato lo que ya habías preparado, mezclándolo todo con el pan frito, y encima colocas los huevos.

Y ya está lista una magnífica fritangada dominguera.

Claro que si tienes unas salchichas, beicon, o lomo de cerdo o algo así, pues haces un plato más completito. También puedes freír con las patatas pimiento cortado en tiras, pero podría resultar un poco indigesto para un día de resaca.

Aunque una cerveza fresca puede ser un buen acompañante.
.

…Y, sí, quizá otro día.

.


Marmitón Miranda

Fideítos marisqueros

Ingredientes

  • fideos del nº 4 “secado progresivo”, 350 g
  • almejas, 300 g
  • mejillones, 300 g
  • 12 gambones
  • 4 calamares pequeños
  • ¼ de pimiento rojo, 50 g
  • ¼ de cebolla, 20 g
  • un diente de ajo
  • 3 o 4 cucharadas de guisantes congelados, 50 g
  • un sobre de azafrán molido
  • dos cucharadas de tomate frito
  • aceite de oliva, 100 ml
  • agua, 600-800 ml
  • ¿sal?

Preparación

Una hora antes de empezar dejar las almejas en medio litro de agua, fría si vienen de la nevera, del grifo si están a temperatura ambiente.

Limpiar y trocear los calamares.

Lavar los mejillones y arrancarles las barbas que les salen de la punta tirando fuertemente de ellas.

Poner una olla al fuego con 200 ml de agua y los mejillones, tapar, y en cuanto se abran apagar el fuego. Sacar los mejillones a un plato y colar el líquido sobre una taza y reservar.

En una sartén amplia poner a calentar el aceite y en su momento marcar los gambones por ambos lados. Sacarlos con unas pinzas, ponerlos en un plato, reservándolos.

Colar el aceite sobre una cazuela amplia, de barro o de fondo grueso.

Poner la cazuela al fuego y sofreír el pimiento troceadito con el diente de ajo con su piel, cortado por la mitad a lo largo. En un par de minutos añadir la cebolla picadita y sofreírla.

A continuación retirar el ajo y añadir los fideos, removiéndolos durante un minuto.

Agregar los calamares y remover.

Añadir el líquido de los mejillones y el agua, después el azafrán y el tomate frito.

Salar moderadamente, o no.

Subir el fuego hasta que hierva y echar entonces los guisantes congelados.

Dejar hervir a fuego moderado durante unos seis minutos.

Mientras tanto quitar la concha superior a los mejillones y pelar los gambones echando las cabezas a la cazuela.

Cuando haya hervido esos seis minutos, bajar el fuego, añadir las almejas escurridas, los mejillones con su concha inferior y los gambones pelados.

Hervir a fuego moderado otros tres o cuatro minutos.

Después retirar las cabezas de los gambones y dejar reposar durante diez minutos.
.


Marmitón Miranda

Callos con garbanzos ultramegasuperrápidos

Plato recomendado para cuando llegas a casa cansado y hambriento y no tienes nada preparado. Se trata de tener siempre en la despensa una lata de callos y un bote de garbanzos de calidad. Da para dos raciones.

Ingredientes

  • una lata (380 g) de callos a la madrileña
  • un bote (500 g) de garbanzos cocidos
  • especias para callos o comino molido
  • pimentón picante
  • medio vaso de agua
  • pan fresco y vino tinto

Preparación

Abrir la lata de callos y echar su contenido en una cazuela y poner a fuego lento.

Extraer los garbanzos del bote, lavarlos con agua tibia y, escurridos, añadirlos a los callos.

Cortar con una tijera, en la misma cazuela, los trozos más grandes de callos.

Espolvorear un poco de especias para callos o, en su defecto, comino molido y, opcionalmente, pimentón picante.

Añadir medio vaso de agua, o menos, y aguardar a que el mejunje tome calor sin llegar a hervir.

Servir en plato hondo y acompañar con pan fresco y vino tinto.
.


Marmitón Miranda

Pasta fresca rellena con nueces

 

Ingredientes

  • 400 o 500 gr de pasta fresca rellena (ravioli, tortellini, agnolotti…)
  • 200 ml de leche evaporada
  • entre 15 y 20 nueces
  • una cebolla pequeña
  • 10 o 12 hojas de albahaca
  • aceite de oliva, salvia, sal y pimienta

Preparación

Cubrir de aceite el fondo de una sartén o cazo y sofreír la cebolla picada muy fina sin que llegue a dorarse.

Retirar del fuego durante un par de minutos y añadir la leche evaporada. Salpimentar y dejar reducir a fuego bajo unos cinco minutos.

Hervir la pasta.

Picar las nueces y la albahaca.

Escurrir la pasta y echarla en la leche evaporada o echar esta sobre la pasta, añadir las nueces y la albahaca y un poco de salvia, mezclar y servir.
.


Marmitón Miranda

Espaguetis sintomáticos (sin tomate, nata, queso ni carne)

Ingredientes

  • espaguetis u otra pasta
  • uno o dos pimientos morrones asados de bote
  • ajo, cebolla, tomillo, perejil
  • unas doce nueces
  • un par de cucharadas de almendra laminada
  • aceite de oliva, vino blanco, agua

Preparación

Picar y sofreír dos dientes de ajo en una sartén amplia con poco aceite.

Triturar, todo junto, el pimiento morrón con un cuarto de cebolla y una ramita de tomillo y otra de perejil y añadir al sofrito.

Salpimentar y rehogar.

Agregar un chorro de vino blanco y un vaso de agua y dejar reducir.

Hervir la pasta.

Picar las nueces con un cuchillo de hoja fina.

Escurrir la pasta y volcarla en la sartén.

Añadir las nueces y las almendras laminadas y mezclar.

Servir.
.


Marmitón Miranda

Wuaka-noka

Aperitivo de aguacate con nueces

Ingredientes

  • 2 aguacates
  • 6 o 8 nueces
  • aceite de oliva
  • tabasco verde
  • lima o limón
  • sal

Preparación

Quítensele las cáscaras a las nueces y píquense con un cuchillo.
Colóquense en un tazón o bol pequeño.
Ábranse los aguacates y con una cuchara vacíense sobre el bol.
Con el borde de la misma cuchara trocéense groseramente los aguacates sin machacarlos.
Añádanse un chorro de aceite de oliva, el zumo de media lima o un cuarto de limón, unas gotas de tabasco verde y sal.
Mézclese, pruébese y ajústese en lo necesario.
Sírvase acompañado de rebanaditas de pan tostado.
.


Marmitón Miranda

Bacalao con allada y cebolla

Obsérvese que la correcta traducción de allada al castellano no es ajada sino refrito.

Ingredientes

  • patatas
  • bacalao desalao
  • aceite de oliva suave
  • cebolla
  • ajo
  • pimentón dulce
  • laurel
  • sal

Preparación

Pelar y cortar las patatas, preferiblemente pequeñas, dos por persona (p.p.), en rodajas de un centímetro de grueso y poner a hervir en suficiente agua con poquita sal y una hoja de laurel.

Cuando a la patata le falte poco para estar cocida agregarle el bacalao desalao, un lomo de unos 200-250 gr p.p. por ejemplo, y cocer suavemente el tiempo necesario de acuerdo con la cantidad y el grosor del bacalao.

Mientas se cuece la patata, en una sartén pequeña calentar tres o cuatro cucharadas de aceite p.p. Cortar la cebolla, entre un cuarto y media p.p., en juliana y sofreír a fuego bajo hasta que se ponga dorada. Retirarla y reservarla.

Para preparar la allada, en el mismo aceite de la cebolla freír el ajo, pelado y laminado, entre uno y dos dientes p.p., hasta que comience a dorarse. Apartar entonces la sartén del fuego, retirar y desechar el ajo y, después de dejar que se enfríe ligeramente el aceite, añadir el pimentón, como media cucharadita de café p.p. (No se debe tostar el pimentón echándolo en aceite caliente, el sabor sería demasiado fuerte e incluso amargo.) A continuación decantar el aceite pasándolo a una taza o cazo.

Cuando el bacalao esté en su punto escurrir, retirando el laurel, y poner en cada plato la cantidad adecuada, con las patatas al lado. Repartir la cebolla dorada sobre el bacalao y verter el aceite ya decantado, sin que caiga pimentón, tanto sobre el bacalao como las patatas.
.


Excepto por la cebolla esta es la receta tradicional de bacalao con allada. No se hace de otra manera, ni se reboza ni se fríe el bacalao, ni se le añade otra guarnición que no sean patatas. Aunque en algunos casos se deja el ajo laminado en la salsa y hay quien no decanta el pimentón. No hay más variantes. Por supuesto escriben por ahí cocinillas creativos (o mal informados) que lo hacen de otra manera, pero si se cambia la receta también hay que cambiarle el nombre.

Marmitón Miranda