Rubem Fonseca

Sopa de piedra


Uno escribía el nombre de la mujer amada con letras de pasta
mientras la sopa se le enfriaba en el plato.
Otro era mitad soledad y mitad multitud.
No les quito ojo.
Uno andaba con la espada sangrienta en la mano.
Otro fingía que sentía lo que de verdad sentía.
Este decía que no cabe en el poema el precio de las judías.
No les quito ojo.
Aquel ve la vida como origen de su inspiración;
la vida, que es comer, defecar y morir.
Todo poeta está chiflado.
No les quito ojo.
Y también tiene que estar chiflado el pintor,
y el músico y el prosista.
La locura es muy útil
para todo creador.
Incluso para los cocineros
o cualquier inventor.
No les quito ojo.
Es mejor ser tullido que ciego.
La poesía es una sopa de piedra.
Todo cabe dentro de ella.


Nota
La sopa da pedra (sopa de la piedra) es un plato tradicinal portugués a base de fríjoles, carnes de ternera y de cerdo, además de oreja y cabeza, junto con tocino, chorizo, morcilla y también variedad de verduras. Su nombre proviene al parecer de la siguiente fábula:
Llegó un famélico fraile mendicante a la puerta de unos ancianos y les pidió que le dejaran tan solo una olla y bastante agua para hacer una sopa con una piedra que sacó de un bolsillo.
Los ancianos le dejaron la olla con agua y cuando el fraile la puso al fuego y metió en ella la piedra le preguntaron si no quería nada más. El fraile reconoció que quizá necesitaría algo de aceite para dar sabor. Los ancianos le dieron el aceite y también sal.
Pero cuando ya la sopa llevaba un tiempo al fuego el fraile dijo a los ancianos que lo que de verdad le iría bien sería un poco de tocino y alguna legumbre que hubieran sobrado de otras comidas…
Los ancianos se lo dieron y añadieron además otras carnes y verduras que también fueron a parar a la olla. Al final resultó una sopa muy completa con la que se saciaron tanto el fraile como los ancianos.
Sin embargo, al terminar de comer y ver la piedra en el fondo de la olla, el anciano preguntó al fraile: «¿Y qué pasó con la piedra?»
A lo que el fraile respondió: «¿La piedra? Ahora la lavaré y servirá para la próxima comida».

>→Rubem Fonseca. Sopa de pedra (books.google.es)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Sopa de pedra

Um escrevia o nome da mulher amada com letras de macarrão
Enquanto a sopa esfriava no prato.
Outro era metade solidão e metade multidão.
Estou de olho neles.
Um andava com a espada sangrenta na mão.
Outro fingia que sentia o que de verdade sentia.
Este dizia que não cabe no poema o preço do feijão.
Estou de olho neles.
Este vê a vida como origem da sua inspiração,
A vida que é comer, defecar e morrer.
Todo poeta é maluco.
Estou de olho neles.
E também tem que ser maluco o pintor
E o músico e o prosador.
A loucura é muito boa.
Para todo o criador.
Mesmo para os cozinheiros
Ou qualquer inventor.
Estou de olho neles.
É melhor ser capenga do que cego.
A poesia é uma sopa de pedra.
Cabe tudo dentro dela.

Paulo Henriques Britto

Cuidado, poeta


Cuidado, poeta: el tiempo hincha el alma.
Después de un cierto número de páginas
ya no hay ángeles entre las líneas.
Y hasta la lucidez, esa moderna,
también se gasta, como las monedas.

Tener qué decir es juego arriesgado;
no se resuelve en un lance de dados.
No basta con la precisión del gesto.
El más felino gesto es casi nada
sin la existencia en lastre, esa cansada,

con su textura demasiado densa
para traspasar la tímida criba
de la pálida poesía, esa antigua.
El diccionario es grueso; el tiempo, corto.
Cuidado: Todo silencio es poco.


Paulo Henriques Britto. Cuidado, poeta (nsantand.wordpress.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Cuidado, poeta

Cuidado, poeta: o tempo engorda a alma.
Depois de um certo número de páginas
anjos não pousam mais nas entrelinhas.
E até a lucidez, essa moderna,
também se gasta, como qualquer moeda.

O ter o que dizer é jogo arriscado,
não se resolve com um só lance de dados.
Não basta a precisão do gesto apenas.
O gesto mais felino é quase nada
sem o lastro da existência, essa cansada,

com sua textura por demais espessa
pra traspassar a tímida peneira
da pálida poesia, essa antiga.
O tempo é escasso. O dicionário é gordo.
Cuidado: Todo silêncio é pouco.

Ferreira Gullar

Queda lo no dicho por dicho


El poema
antes de escrito
no es en mí
más que un contrito
silencio
ante la página en blanco.

O mejor,
un rumor
blanco
o un grito
que atranco,
ya que
el poeta
que grita
yerra,
y, cosa sencilla:
el buen poeta (o cabrito)
no chilla.

El poema,
antes de escrito,
antes de ser,
es la posibilidad
de lo que no fue dicho,
de lo que está
por decir
y que
por no haber sido dicho
no puede existir,
no es
sino
posibilidad de decir.

Pero
¿decir el qué?
¿decir
olor de fruta,
aroma de jazmín?

Pero
¿cómo decirlo,
aunque lo diga de algún modo,
pues no callo?

Por eso hablo,
aunque sin decirlo,
y hallo
que hablo del olor
de la fruta,
del olor
del cabello,
del andar
del gallo
en el corral.

Y los digo
sin decirlos,
bien o mal.

Si la fruta
no huele
en el poema
ni en él
del gallo
el cantar se oye,
puede el lector
oír
(y oye)
a otro gallo cantar
en otro corral
mejor.

(Ya que
si yo no lo dijera,
no lo oiría,
porque el poeta dice
lo que el lector
—si delirase—
diría).

Pero es que
antes de decirlo
no lo sabe,
puesto que lo que ha dicho
no existía,
y lo que dice
puede ser que no lo diría.

Y
si dicho ya no fuera,
jamás se sabría.

Por eso
es acertado decir
que el poeta
no revela
lo oculto:
inventa,
crea
lo que ha dicho
(el poema
que, si no, casi
no nacería).

Pero
por qué lo que él dijo
no existía
antes de decirlo,
no lo sabía.

¿Entonces él dijo
lo que dijo
sin saber lo que decía?
¿entonces él lo sabía sin saberlo?
¿entonces lo supo solo al decirlo?
¿o por qué, si ya lo supiera,
no lo diría?

Es que solo lo que no se sabe es poesía.

Así
el poeta inventa
el qué decir
y tan solo
al decirlo
llega a saber
lo que
precisaba decir,
o podría,
en lo que el azar admite
y la vida
provisionalmente
permite.


Ferreira Gullar. Fica o não dito por dito (luso-poemas.net)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Fica o não dito por dito

o poema
antes de escrito
não é em mim
mais que um aflito
silêncio
ante a página em branco

ou melhor
um rumor
branco
ou um grito
que estanco
já que
o poeta
que grita
erra
e como se sabe
bom poeta(ou cabrito)
não berra

o poema
antes de escrito
antes de ser
é a possibilidade
do que não foi dito
do que está
por dizer
e que
por não ter sido dito
não tem ser
não é
senão
possibilidade de dizer

mas
dizer o quê?
dizer
olor de fruta
cheiro de jasmim?

mas
como dizê-lo
embora o diga de algum modo
pois não calo

por isso que
embora sem dizê-lo
falo:
falo do cheiro
da fruta
do cheiro
do cabelo
do andar
do galo
no quintal

e os digo
sem dizê-los
bem ou mal

se a fruta
não cheira
no poema
nem do galo
nele
o cantar se ouve
pode o leitor
ouvir
( e ouve)
outro galo cantar
noutro quintal
que houve.

(e que
se eu não dissesse
não ouviria
já que o poeta diz
o que o leitor
– se delirasse –
diria)

mas é que
antes de dizê-lo
não se sabe
uma vez que o que é dito
não existia
e o que diz
pode ser que não diria

e
se dito já não fosse
jamais se saberia

por isso
é correto dizer
que o poeta
não revela
o oculto:
inventa
cria
o que é dito
( o poema
que por um triz
não nasceria)

mas
porque o que ele disse
não existia
antes de dizê-lo
não o sabia

então ele disse
o que disse
sem saber o que dizia?
então ele sabia sem sabê-lo?
então só soube ao dizê-lo?
ou porque se já o soubesse
não o diria?

é que só o que não se sabe é poesia

assim
o poeta inventa
o que dizer
e que só
ao dizê-lo
vai saber
o que
precisava dizer
ou poderia
pelo que o acaso dite
e a vida
provisoriamente
permite.

Ferreira Gullar

Insecto


_____________________turbio turbio
Un insecto es más complejo que un poema
No tiene autor
Lo mueve una oscura energía
Un insecto es más complejo que una hidroeléctrica

También más complejo
_________que una hidroeléctrica
es un poema
(menos complejo que un insecto)

y puede a veces
_________(el poema)
con su energía
iluminar la avenida
_______o quién sabe
______________una vida.


Ferreira Gullar. Inseto (antoniocicero.blogspot.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Inseto

Um inseto é mais complexo que um poema
Não tem autor
Move-o uma obscura energia
Um inseto é mais complexo que uma hidrelétrica

Também mais complexo
que uma hidrelétrica
é um poema
(menos complexo que um inseto)

e pode às vezes
(o poema)
com sua energia
iluminar a avenida
ou quem sabe
uma vida.

Carlos Drummond de Andrade

Búsqueda de la poesía


No hagas versos sobre acontecimientos.
No hay creación ni muerte ante la poesía.
Frente a ella la vida es un sol estático,
no calienta ni ilumina.
Las afinidades, los aniversarios,
los incidentes personales no cuentan.
No hagas poesía con el cuerpo,
ese excelente, completo y confortable cuerpo,
tan indefenso en la efusión lírica.

Tu gota de bilis, tu mueca de placer o dolor en la oscuridad
son indiferentes.
Ni me reveles tus sentimientos,
que se benefician del equívoco e intentan el largo viaje.
Lo que pienses y sientas, eso aún no es poesía.

No cantes a tu ciudad, déjala tranquila.
El canto no es el movimiento de las máquinas
ni el secreto de las casas.
No es música oída al pasar,
rumor del mar en las calles junto a la línea de espuma.

El canto no es la naturaleza
ni los hombres en sociedad.
Para él, lluvia y noche, fatiga y esperanza nada significan.
La poesía (no saques poesía de las cosas)
elide sujeto y objeto.

No dramatices, no invoques,
no indagues. No pierdas tiempo en mentir.
No te aborrezcas.
Tu yate de marfil, tu zapato de diamante,
vuestras mazurcas y excesos, vuestros esqueletos de familia
desaparecen en la curva del tiempo; es algo inútil.

No recompongas
tu sepultada y melancólica infancia.
No osciles entre el espejo y la
memoria que se desvanece.
Si se desvaneció, no era poesía.
Si se rompió, cristal no era.

Penetra sigilosamente en el reino de las palabras.
Allí están los poemas que esperan ser escritos.
Están paralizados, mas no hay desesperanza;
hay paz y frescura en la superficie intacta.
Permanecen solos y mudos, en estado de diccionario.
Convive con tus poemas antes de escribirlos.
Ten paciencia, si oscuros; calma, si te provocan.
Espera a que cada uno se realice y consume
con su poder de palabra
y su poder de silencio.
No fuerces al poema a desprenderse del limbo.
No recojas del suelo el poema que se perdió.
No adules al poema. Acéptalo
como él aceptará su forma definitiva y concentrada
en el espacio.

Acércate más y contempla las palabras.
Cada una
tiene mil caras secretas bajo la cara neutra
y te pregunta, sin interés por la respuesta,
pobre o terrible, que puedas darle:
¿Has traído la llave?

Repara:
yermas de melodía y concepto
ellas se han refugiado en la noche, las palabras.
Aún húmedas e impregnadas de sueño
viran en un río difícil y se transforman en desprecio.


Carlos Drummond de Andrade. Procura da poesia (letras.com.br)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Procura da poesia

Não faças versos sobre acontecimentos.
Não há criação nem morte perante a poesia.
Diante dela, a vida é um sol estático,
não aquece nem ilumina.
As afinidades, os aniversários, os incidentes pessoais não contam.
Não faças poesia com o corpo,
esse excelente, completo e confortável corpo, tão infenso à efusão lírica.

Tua gota de bile, tua careta de gozo ou de dor no escuro
são indiferentes.
Nem me reveles teus sentimentos,
que se prevalecem do equívoco e tentam a longa viagem.
O que pensas e sentes, isso ainda não é poesia.

Não cantes tua cidade, deixa-a em paz.
O canto não é o movimento das máquinas nem o segredo das casas.
Não é música ouvida de passagem, rumor do mar nas ruas junto à linha de espuma.

O canto não é a natureza
nem os homens em sociedade.
Para ele, chuva e noite, fadiga e esperança nada significam.
A poesia (não tires poesia das coisas)
elide sujeito e objeto.

Não dramatizes, não invoques,
não indagues. Não percas tempo em mentir.
Não te aborreças.
Teu iate de marfim, teu sapato de diamante,
vossas mazurcas e abusões, vossos esqueletos de família
desaparecem na curva do tempo, é algo imprestável.

Não recomponhas
tua sepultada e merencória infância.
Não osciles entre o espelho e a
memória em dissipação.
Que se dissipou, não era poesia.
Que se partiu, cristal não era.

Penetra surdamente no reino das palavras.
Lá estão os poemas que esperam ser escritos.
Estão paralisados, mas não há desespero,
há calma e frescura na superfície intata.
Ei-los sós e mudos, em estado de dicionário.
Convive com teus poemas, antes de escrevê-los.
Tem paciência se obscuros. Calma, se te provocam.
Espera que cada um se realize e consume
com seu poder de palavra
e seu poder de silêncio.
Não forces o poema a desprender-se do limbo.
Não colhas no chão o poema que se perdeu.
Não adules o poema. Aceita-o
como ele aceitará sua forma definitiva e concentrada
no espaço.

Chega mais perto e contempla as palavras.
Cada uma
tem mil faces secretas sob a face neutra
e te pergunta, sem interesse pela resposta,
pobre ou terrível, que lhe deres:
Trouxeste a chave?

Repara:
ermas de melodia e conceito
elas se refugiaram na noite, as palavras.
Ainda úmidas e impregnadas de sono,
rolam num rio difícil e se transformam em desprezo.

Rabindranath Tagore

En mi cumpleaños


Hoy me imagino las palabras de incontables
lenguajes súbitamente desencadenadas,
después de un largo confinamiento
en el presidio de la gramática, súbitamente en rebeldía.
Enloquecidas por la estampación del cuño
de la implacable formalización reglamentada.
Se han saltado las coacciones de la oración
para buscar la libre expresión en un mundo carente de inteligencia,
rompiendo con sarcasmo las cadenas del sentido
y el ridículo de la corrección literaria.
Así liberadas, sus extrañas
posturas y gritos apelan únicamente al oído.
Nos dicen: «Quienes hemos nacido de la tempestuosa afinación
del primer aliento de la tierra, venimos por nosotras mismas,
raudas como el latido de la sangre, para impulsar
a la absurda vitalidad del hombre a que rompa a bailar en su garganta.
Hinchamos su voz infantil con el parloteo
del primer poema del mundo, el balbuceo original
de la existencia. Somos parientes de los torrentes salvajes
que brotan de las montañas para anunciar
la primavera: traemos a las moradas humanas
los conjuros de la Naturaleza».
El festivo sonido de las hojas susurrando en los bosques,
el sonido que mide el ritmo de las tempestades que se acercan,
el gran sonido del final de la noche cuando abre el día.
De estos campos sonoros el hombre capturó las palabras, las refrenó
como a un potro desbocado en complejas redes de orden que
le permitieran transmitir sus mensajes a las lejanas tierras del futuro.
Montado en palabras embridadas y con riendas
el hombre aceleró
el paso del tiempo en los lentos relojes:
la velocidad de su razón atravesó obstáculos materiales,
explorando recalcitrantes misterios;
con ejércitos de palabras formadas
en líneas de batalla resistió el continuo asalto de la imbecilidad.
Pero a veces se deslizan como ladrones en reinos de fantasía,
llevadas sobre aguas que descienden
del sueño, salvando escollos,
amarrando a la métrica toda clase de restos flotantes y desechos.
A partir de ellas, la mente vagando libre modela
creaciones artísticas
de un tipo que no se ajusta a ningún universo
ordenado y cuyos hilos son tenues, sueltos, arbitrarios,
como una camada de cachorros que se pelean
agarrándose del cuello unos a otros sin propósito ni sentido:
cada uno muerde al otro,
chillan y gañen con estruendo,
pero sus mordiscos y gañidos no significan real enemistad,
su violencia es ampulosidad, furia hueca.
En mi mente imagino palabras tan alejadas de su significado,
multitudes de ellas corriendo frenéticas todo el día,
como si en el cielo hubiera disparatados silabarios escolares resonando,
córcelum, riéndalum, móntalum, en la refriega.


Rabindranath Tagore. On My Birthday (ronnowpoetry.com)
Versión de Enrique Gutiérrez Miranda a partir de la traducción del bengalí al inglés de William Radice

On My Birthday

Today I imagine the words of countless
Languages to be suddenly fetterless–
After long incarceration
In the fortress of grammar, suddenly up in rebellion.
Maddened by the stamp-stamping
Of unmitigated regimented drilling.
They have jumped the constraints of sentence
To seek free expression in a world rid of intelligence,
Snapping the chains of sense in sarcasm
And ridicule of literary decorum.
Liberated thus, their queer
Postures and cries appeal only to the ear.
They say, “We who were born of the gusty tuning
Of the earth’s first outbreathing
Came into our own as soon as the blood’s beat
Impelled man’s mindless vitality to break into dance in his throat.
We swelled his infant voice with the babble
Of the world’s first poem, the original prattle
Of existence. We are kin to the wild torrents
That pour from the mountains to announce
The month of Sraban: we bring to human habitations
Nature’s incantations–”
The festive sound of leaves rustling in forests,
The sound that measures the rhythm of approaching tempests,
The great night-ending sound of daybreak–
From these sound-fields man has captured words, curbed them like a breakneck
Stallion in complex webs of order
To enable him to pass on his messages to the distant lands of the future.
By riding words that are bridled and reined
Man has quickened
The pace of time’s slow clocks:
The speed of his reason has cut through material blocks,
Explored recalcitrant mysteries;
With word-armies
Drawn into battle-lines he resists the perpetual assault of imbecility.
But sometimes they slip like robbers into realms of fantasy,
Float on ebbing waters
Of sleep, free of barriers,
Lashing any sort of flotsam and jetsam into metre.
From them, the free-roving mind fashions
Artistic creations
Of a kind that do not conform to an orderly
Universe–whose threads are tenuous, loose, arbitrary,
Like a dozen puppies brawling,
Scrambling at each other’s necks to no purpose or meaning:
Each bites another–
They squeal and yelp blue murder,
But their bites and yelps carry no true import of enmity,
Their violence is bombast, empty fury.
In my mind I imagine words thus shot of their meaning,
Hordes of them running amuck all day,
As if the sky were nonsense nursery syllables booming–
Horselum, bridelum, ridelum, into the fray.

 

Hugo Claus

Diez maneras de ver a P. B. Shelley


1

Su cuerpo quedó varado en la playa
y yació allí mientras el oro se retiraba
tras las montañas.
En su pantalón de moda, sus blancos calcetines
de seda, en los versos de Keats en su bolsillo
interior, solo se movían gusanos.
Oh feroz viento oeste,
aliento del ser del otoño.

2

Su cara había sido corroída
por las criaturas del mar.
Su espíritu, que tenía ojos,
nariz y labios,
cortaba la dormida tierra
y la lamía,
respirando los olores que destruyen
y también preservan.

3

Por toda la piel y huesos, espasmos.
(En las pantomimas él siempre
hacía de bruja).
Una voz aguda. Ojos de urraca.
Niñas en sus rodillas.
Y todo el tiempo graznando
sobre ángeles de la lluvia,
ángeles del relámpago
que descenderían por la noche
sobre el planeta azul.

4

Odiaba el picadillo de cerdo,
los santos, la devoción, el rey.
Pero más que nada odiaba
a un hombre y una mujer
en su monógamo abrazo.

Lluvia negra y granizo ardiente
sacudían los revueltos cabellos
de la peluca de ménade
que se ponía.

5

En muchos espinos y muchas zarzas
había caído y sangrado.
Pero siempre llevaba arsénico encima,
porque, ¿quién sabe
si querrás sobrevivir
a la belleza de las inflexiones?
¿Quién sabe si no preferirías
hundirte sin despedidas
entre las algas, indómito?

6

Una vez le prendió fuego al señor Laker,
el mayordomo familiar. Bailó
en las llamas de un incendio forestal en Italia.
Más tarde, a la sombra, grisáceo
de frío, tras horas como carámbanos,
susurraba: «Escuchad, oh escuchad,
a las ramas del cielo y el océano
enmarañadas unas en otras».

7

Salió gritando de su habitación,
tras ver, ¡oh!, gordas mujeres de Sussex
con ojos en lugar de pezones.
Y habitualmente en su lecho invernal
veía a un bebé desnudo
surgiendo de un mar purpúreo.

Oh, álzame como una ola,
una hoja, una nube.

8

Comía bombones de desayuno y almuerzo.
Estreñido a causa del láudano.
Los riñones y la vejiga dañados.

Sus acentos y ritmos
volaban por sobre la tierra helada.
Ecos de dioses y de mirlos
y blasfemias.

9

Se negaba a llevar calcetines de lana.
La mantequilla le daba arcadas.
Con Harriet, Mary, Clare, y el resto,
introducía una esponja empapada en vino
para prevenir embarazos.

Al margen de muchos círculos,
quería proscribirse a sí mismo.
Se hundía en sus grandes gestos,
las negativas.

10

Cuando sus fragmentos murieron
y fue enterrado, como oda y panfleto
The Courier escribió: El ateo se ha ahogado;
ahora sabe si hay o no un Dios.

Hacía brincar a la puta eufonía
sobre sus rodillas.
Su paganismo: un remedio
para cuando llega el invierno
con el viento oeste.


Hugo Claus. Ten Ways of Looking at P. B. Shelley, traducción al inglés de J. M. Coetzee (theguardian.com)
Hugo Claus. Ten Ways of Looking at P. B. Shelley, traducción al inglés de David Colmer (books.google.es)
Versión de Enrique Gutiérrez Miranda sobre la traducción inglesa de David Colmer

Ten Ways of Looking at P. B. Shelley

1
His body washed up on the beach
and lay there while the gold drained away
behind the mountains.
In his yellow trousers, in his white silk socks,
in Keats’s poemes in his inside pocket,
the only moving things were worms.
O wild west wind,
breath of autumn’s being.

2
His face had been eaten away
by the creatures of the sea.
His spirit which had eyes
lips and nostrils
saw the dreaming earth
and licked her,
breathing in the smells that destroy
and preserve at once.

3
All skin and bones, spastic.
(In pantomimes he always
played the witch.)
A shrill voice. A magpie’s eyes.
Girls at his knee.
And him just squawking
about angels of rain,
angels of lightning
that would come down tonight
on the blue planet.

4
He hated minced pork,
saints, devotion, the king.
But most of all he hated
one man and one woman
and their monogamous embrace.

Black rain, fiery hail
beat down on the fluttering locks
of the maenad wig
he’d put on.

5
There were many thorns, many bushes
into which he fell and bled.
But he always carried arsenic,
because who knows
if you will want to survive
the beauty of inflections?
Who knows if you wouldn’t rather
sink with no farewells
into the seaweed, untamed?

6
He once set fire to Mr. Laker,
the family butler. In Italy
he danced by the flames of a forest fire.
Later, in the shadow, grey
cold, after hours like icicles,
he whispered, “Hear, O hear,
the boughs of heaven and ocean,
tangled in each other.”

7
He ran screeching from his room,
he had seen, O, the fat women of Sussex
with eyes where the nipples should be.
Whereas usually in his wintry bed
he saw a naked baby
rising from a purple sea.

Oh, lift me as a wave,
a leaf, a cloud.

8
For breakfast and lunch he ate bonbons.
Constipated from the laudane.
Kidneys and bladder damaged.

His accents and rhythms
blow over the frozen earth.
Echoes of gods and blackbirds
and blasphemies.

9
He refused to wear woollen socks.
Butter made him gag.
Into Harriet, Mary, Clare, and the rest,
he inserted a wine-soaked sponge
to prevent pregnancy.

On the edge of many circles
he wanted to banish himself.
He sank in his grand gestures,
to refusals.

10
When his fragments died
he was interred as an ode and a pamphlet.
The Courier wrote: The infidel has drowned;
now he knows if there is a God or no.

He bonced the the bawd of euphony
on his knee.
His heathenism: a remedy
when winter comes
on the west wind.

Boris Vian

Si fuera yo poetucho


Si fuera yo poetucho
sería un borrazucho
con rojo narizucho
y con un gran cajucho
donde amontonaría
sonetos y cuartetas
donde amontonaría
mis obruchas completas.

tumblr_o3u9a1xkkv1us1d43o1_540
Boris Vian por Lucy West-Sooby

Si j’étais pohêteû
Je serais ivrogneû
J’aurais un nez rougeû
Une grande boîteû
Où j’empilerais
Plus de cent sonnais
Où j’empilerais
Mon noeuvreû complait.
.


Fuente de la imagen adelaide.edu.au
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Boris Vian

Si los  poetas no fueran tan tontos


Si los  poetas no fueran tan tontos
Y no fueran tan perezosos
Harían feliz a todo el mundo
Para poder ocuparse a gusto
De sus angustias literarias

Construirían casas amarillas
Con grandes jardines delante
Con sus árboles llenos de zázaros
Sus pitoflautas y sus lagárjaros
Sus gorriongrios y sus fuerrucas
Sus plumiquitos sus pardaganes
Y sus cuervecillos muy rojos
Que dirían la buenaventura

Habría grandes surtidores
Con luces en su interior
Habría doscientos peces
Desde el croquio al remusón
De la libela a la piámula
De la anguila al raricurul
Y de la avela al paturrón

Habría todo un nuevo aire
Perfumado de olor de hojas
Se comería a cualquier hora
Se trabajaría sin prisas
Construyendo unas escaleras
De formas aún nunca vistas
Con maderas veteadas de malva
Como ella suaves al tacto

Pero los poetas son muy tontos
Escriben para comenzar
En vez de ponerse a trabajar
Y eso les causa remordimientos
Que conservan hasta la muerte
Satisfechos de haber sufrido tanto
Se les dan grandes discursos
Y son olvidados en un día
Pero si no fueran tan perezosos
No se les olvidaría ni en dos.


Boris Vian. Si les poètes étaient moins bêtes (free.fr)
If I Say If. The Poems and Short Stories of Boris Vian (adelaide.edu.au)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Si les poètes étaient moins bêtes

Si les poètes étaient moins bêtes
Et s’ils étaient moins paresseux
Ils rendraient tout le monde heureux
Pour pouvoir s’occuper en paix
De leurs souffrances littéraires.

Ils construiraient des maisons jaunes
Avec de grands jardins devant
Et des arbres pleins de zoizeaux
De mirliflûtes et de lizeaux
Des mésongres et des feuvertes
Des plumuches, des picassiettes
Et des petits corbeaux tout rouges
Qui diraient la bonne aventure

Il y aurait de grands jets d’eau
Avec des lumières dedans
Il y aurait deux cents poissons
Depuis le croûsque au ramusson
De la libelle au pépamule
De l’orphie au rara curule
Et de l’avoile au canisson

Il y aurait de l’air tout neuf
Parfumé de l’odeur des feuilles
On mangerait quand on voudrait
Et l’on travaillerait sans hâte
A construire des escaliers
De formes encore jamais vues
Avec des bois veinés de mauve
Lisses comme elle sous les doigts

Mais les poètes sont très bêtes
Ils écrivent pour commencer
Au lieu de s’mettre à travailler
Et ça leur donne des remords
Qu’ils conservent jusqu’à la mort
Ravis d’avoir tellement souffert
On leur donne des grands discours
Et on les oublie en un jour
Mais s’ils étaient moins paresseux
On ne les oublieraient qu’en deux.

Manoel de Barros

Una didáctica de la invención


I

Para tantear las intimidades del mundo es preciso saber:
a) Que el esplendor de la mañana no se abre con cuchillo
b) La forma en que las violetas preparan el día para morir
c) Por qué las mariposas de bandas rojas tienen devoción por las tumbas
d) Si el hombre que toca en la tarde su existencia en un fagot tiene salvación
e) Que un río que fluye entre dos jacintos lleva más ternura que un río que  fluye entre dos lagartos
f) Cómo atrapar la voz de un pez
g) Cuál es el lado de la noche que se humedece antes.
etc.
etc.
etc.
Desaprender ocho horas al día enseña los principios.

II

Desinventar objetos. El peine, por ejemplo.
Dar al peine funciones de no peinar.
Hasta que tome la disposición de ser una  begonia, o una corbata.
Utilizar algunas palabras que aún no tengan idioma.

III

Repetir, repetir… hasta que quede diferente.
Repetir es un don del estilo.

IV

En el Tratado de las Grandezas de lo Ínfimo estaba escrito:

Poesía es cuando la tarde es competente para las dalias.
Es cuando
al lado de un gorrión el día se duerme antes.
Cuando el hombre hace su primera lagartija.
Es cuando un trébol asume la noche
y un sapo engulle las auroras.

V

Las hormigas porteadoras entran en casa de culo.

VI

Las cosas que no tienen nombre
son las más pronunciadas por los niños.

VII

En el desprincipio era el verbo.
Solo después fue cuando vino el delirio del verbo.
El delirio del verbo estaba en el principio,
allí donde el niño dice: Yo escucho  el color de los pajaritos.
El niño no sabe que el verbo escuchar no funciona para el color,
sino para el  sonido.
Entonces si el niño cambia la función de un verbo, delira.
Y por tanto,
en poesía, que es voz de poeta, que es la voz de hacer nacimientos…
el verbo tiene que llegar al delirio.

VIII

Un girasol se apropió de Dios: fue en Van Gogh.

IX

Para entrar en estado de árbol es preciso
partir de un sopor animal de lagarto a las tres de la tarde,
en el mes de agosto.
En dos años la inercia y el bosque crecerán en nuestra boca.
Sufriremos alguna descomposición lírica
hasta que el bosque salga en la voz.
Hoy yo dibujo el olor de los árboles.

X

No tiene altura el silencio de las piedras.


Manoel de Barros. Uma didática da invenção (revistabula.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Uma didática da invenção

I
Para apalpar as intimidades do mundo é preciso saber:
a) Que o esplendor da manhã não se abre com faca
b) O modo como as violetas preparam o dia para morrer
c) Por que é que as borboletas de tarjas vermelhas têm devoção por túmulos
d) Se o homem que toca de tarde sua existência num fagote, tem salvação
e) Que um rio que flui entre 2 jacintos carrega mais ternura que um rio que flui entre 2 lagartos
f) Como pegar na voz de um peixe
g) Qual o lado da noite que umedece primeiro.
etc.
etc.
etc.
Desaprender 8 horas por dia ensina os princípios.

II
Desinventar objetos. O pente, por exemplo.
Dar ao pente funções de não pentear.
Até que ele fique à disposição de ser uma begônia. Ou uma gravanha.
Usar algumas palavras que ainda não tenham idioma.

III
Repetir repetir — até ficar diferente.
Repetir é um dom do estilo.

IV
No Tratado das Grandezas do Ínfimo estava
escrito:

Poesia é quando a tarde está competente para dálias.
É quando
Ao lado de um pardal o dia dorme antes.
Quando o homem faz sua primeira lagartixa.
É quando um trevo assume a noite
E um sapo engole as auroras.

V
Formigas carregadeiras entram em casa de bunda.

VI
As coisas que não têm nome são mais pronunciadas
por crianças.

VII
No descomeço era o verbo.
Só depois é que veio o delírio do verbo.
O delírio do verbo estava no começo, lá
onde a criança diz: Eu escuto a cor dos
passarinhos.
A criança não sabe que o verbo escutar não
funciona para cor, mas para som.
Então se a criança muda a função de um
verbo, ele delira.
E pois.
Em poesia que é voz de poeta, que é a voz
de fazer nascimentos —
O verbo tem que pegar delírio.

VIII
Um girassol se apropriou de Deus: foi em
Van Gogh.

IX
Para entrar em estado de árvore é preciso
partir de um torpor animal de lagarto às
3 horas da tarde, no mês de agosto.
Em 2 anos a inércia e o mato vão crescer
em nossa boca.
Sofreremos alguma decomposição lírica até
o mato sair na voz .
Hoje eu desenho o cheiro das árvores.

X
Não tem altura o silêncio das pedras.

Herberto Helder

El prestigio de la poesía


El prestigio de la poesía es menos el que no acabe nunca que el que realmente empiece. Es un inicio perenne, nunca una llegada, sea a lo que fuere. Y nos quedamos tendidos en las camas, afrontando la perturbada imagen de nuestra imagen, así, mirados por las cosas que miramos. Aprendemos entonces ciertas astucias, por ejemplo: es preciso atrapar la ocasional distracción de las cosas, y desaparecer; huir hacia otra parte, donde ellas ni sospechen de nuestra conciencia; y atraparlas cuando cierran los párpados, un instante, rápidas, y rápidamente ponerlas bajo nuestro dominio, atrapar las cosas durante su distracción fortuita, un interregno, un instante oblicuo, y enriquecer e intoxicar la vida con esas misteriosas cosas robadas. También robamos la cara llameante a los espejos, robamos a la noche y al día sus inextricables imágenes, robamos la vida propia a la vida común, y somos conducidos por ese robo a un equívoco: la condenación o condañación de inquilinos de la irrealidad absoluta. Lo que excede la insolvencia biográfica: con los nombres, las cosas, los sitios, las horas, la pequeña medida de cómo se respira, la muerte que no se refuta con ningún verbo, ningún argumento, ningún latrocinio.
Vivimos demoníacamente toda nuestra inocencia.


Herberto Helder. O Prestígio da Poesía (de Servidões) (citador.pt)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

O Prestígio da Poesía

O prestígio da poesia é menos ela não acabar nunca do que propriamente começar. É um início perene, nunca uma chegada seja ao que for. E ficamos estendidos nas camas, enfrentando a perturbada imagem da nossa imagem, assim, olhados pelas coisas que olhamos. Aprendemos então certas astúcias, por exemplo: é preciso apanhar a ocasional distracção das coisas, e desaparecer; fugir para o outro lado, onde elas nem suspeitam da nossa consciência; e apanhá-las quando fecham as pálpebras, um momento, rápidas, e rapidamente pô-las sob o nosso senhorio, apanhar as coisas durante a sua fortuita distracção, um interregno, um instante oblíquo, e enriquecer e intoxicar a vida com essas misteriosas coisas roubadas. Também roubámos a cara chamejante aos espelhos, roubámos à noite e ao dia as suas inextricáveis imagens, roubámos a vida própria à vida geral, e fomos conduzidos por esse roubo a um equívoco: a condenação ou condanação de inquilinos da irrealidade absoluta. O que excede a insolvência biográfica: com os nomes, as coisas, os sítios, as horas, a medida pequena de como se respira, a morte que se não refuta com nenhum verbo, nenhum argumento, nenhum latrocínio.
Vivemos demoniacamente toda a nossa inocência.

Herberto Helder

Sobre un poema


Un poema crece indecisamente
en la confusión de la carne,
sube aún sin palabras, solo ferocidad y gusto,
tal vez como sangre
o sombra de sangre por los canales del ser.

Fuera existe el mundo. Fuera, la espléndida violencia
o los granos de uva de los que nacen
las raíces minúsculas del sol.
Fuera, los cuerpos genuinos e inalterables
de nuestro amor,
los ríos, la gran paz exterior de las cosas,
las hojas durmiendo el silencio,
las semillas al borde del viento,
la hora teatral de la posesión.
Y el poema crece tomándolo todo en su regazo.

Y ya ningún poder destruye el poema.
Insostenible, único,
invade las órbitas, la cara amorfa de las paredes,
la miseria de los minutos,
la fuerza mantenida de las cosas,
la redonda y libre armonía del mundo.

—Debajo el instrumento perplejo ignora
la espina del misterio.
—Y el poema se hace contra el tiempo y la carne.


Herberto Helder. Sobre un poema (culturapara.art.br)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Sobre un poema

Um poema cresce inseguramente
na confusão da carne,
sobe ainda sem palavras, só ferocidade e gosto,
talvez como sangue
ou sombra de sangue pelos canais do ser.

Fora existe o mundo. Fora, a esplêndida violência
ou os bagos de uva de onde nascem
as raízes minúsculas do sol.
Fora, os corpos genuínos e inalteráveis
do nosso amor,
os rios, a grande paz exterior das coisas,
as folhas dormindo o silêncio,
as sementes à beira do vento,
— a hora teatral da posse.
E o poema cresce tomando tudo em seu regaço.

E já nenhum poder destrói o poema.
Insustentável, único,
invade as órbitas, a face amorfa das paredes,
a miséria dos minutos,
a força sustida das coisas,
a redonda e livre harmonia do mundo.

— Em baixo o instrumento perplexo ignora
a espinha do mistério.
— E o poema faz-se contra o tempo e a carne.

Linton Kwesi Johnson

Si yo fuera un poeta de categoría


si yo fuera un poeta de categoría
como Chris Okigbo
Derek Walcott
o T. S. Elliot

escribiría un poema
tan condenadamente profundo
tan agridulce
como un precioso
recuerdo
te haría llorar
te haría sentir incompleto

como cuando tu amante te deja
y aunque aceptes la derrota
aún ruegas y suplicas
hasta obtener su perdón
y ya estás listo para el baile
pero la música ha terminado

aun así
mientras tanto
con mi ritmo
con mi rima
con mi áspera línea de bajo
con mi propio sentido del tiempo

el poeta imbécil tiene que seguir la corriente
porque Bootahlazy pudo tener unos miles
pero Mandela para él
miles y miles y miles y miles

si yo fuera un poeta de categoría
como Kamau Brathwaite Martin Carter
Jayne Cortez o Amiri Baraka

escribiría un poema
tan burdo
y tan arraigado
y tan subversivo
que haría que el poeta imbécil
se volviera blanco de envidia

como un canto candomblé / vudú / kumina
un calipso de los viejos tiempos o un son de esclavos
que fue prohibido pero
desde la abuela

directo
llega
hasta
cada
nieto

y todos y cada uno
pueden recitar lo que quieran

aún así
mientras tanto
con mi ritmo
con mi rima
con mi áspera línea de bajo
con mi propio sentido del tiempo

el poeta imbécil tiene que seguir la corriente
porque Bootahlazy pudo tener unos miles
pero Mandela para él
miles y miles y miles y miles

si yo fuera un poeta de categoría
como Tchikaya U’tamsi
Nicolás Guillén
o Lorna Goodison

escribiría un poema
tan hermoso que fuera sencillo
como una chica normal
con la cabeza bien puesta
y agradables modales
con actitud sexy
y con mucha compasión
con una dulce sonrisa
y un estilo sutil

aun así
no voy a inclinarme ni a rascarme
ni a aullar como un mono
ni a vender un pueril pergamino de etnicidad
con solo una vaga y fugaz señal de autenticidad
como un negro Lance Percival al revés
o peor aún
un babeante bufón con la lengua suelta

no señor
de ningún modo
yo tengo mi ritmo
yo tengo mi rima
yo tengo mi áspera línea de bajo
yo tengo mi propio sentido del tiempo

el poeta imbécil tiene que seguir la corriente
porque Bootahlazy pudo tener unos miles
pero Mandela para él
miles y miles y miles y miles


Notas
Christopher Okigbo: Poeta nigeriano, 1930-1967, muerto en la lucha por la independencia de Biafra.
Derek Walcott: Poeta y escritor caribeño, nacido en 1930, Premio Nobel de Literatura en 1992.
T. S. Eliot: Poeta anglo-estadounidense, 1188-1965,  Premio Nobel de Literatura en 1948.
Bootahlazy: Jefe de los zulúes durante la lucha anti-apartheid, opuesto al Congreso Nacional Africano, liderado por Mandela.
Nelson Mandela: Líder anti-apartheid sudafricano, presidente de Sudáfrica entre 1994 y 1999, Premio Nobel de la Paz en 1993.
Kamau Brathwaite: Poeta de Barbados, 1930-2020, profesor de literatura en la Universidad de Nueva York.
Martin Carter: Poeta y político guyanés, 1927-1997.
Jayne Cortez: Poeta afroamericano, 1934-2012, activista y artista de performance.
Amiri Baraka (Everett LeRoi Jones): Poeta, escritor y crítico musical estadounidense, 1934-2014, convertido al islam, profesor en las universidades de Yale, Columbia y Nueva York.
Tchikaya U’tamsi (Gérald-Félix Tchicaya): Poeta y activista político congolés, 1931-1988.
Nicolás Guillén: Poeta, periodista y activista político cubano, 1902-1989, considerado el poeta nacional de Cuba.
Lorna Goodison: Poeta jamaicana, nacida en 1947, profesora en la Universidad de Michigan.
Lance Percival: Actor y cantante inglés, 1933-2015, conocido por improvisar calipsos cómicos sobre la actualidad.
candomblé (no confundir con candombe): Culto de los orixás, de origen totémico y familiar, una de las religiones afrobrasileñas practicada principalmente en Brasil, aunque también en Argentina, Colombia, Paraguay, Uruguay, Venezuela o México.
vudú: Variante caribeña de la religión africana del mismo nombre originada en el área del Caribe a partir del sincretismo entre las creencias de los esclavos llegados de África Occidental y la religión cristiana católica.
kumina: Religión afro-jamaicana desarrollada entre los esclavos bantúes de la región del Congo.

Linton Kwesi Johnson. If I Was a Top-Notch Poet (lyricstranslate.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

If I Was a Top-Notch Poet

If I was a top-notch poet
Like Chris Okigbo
Derek Walcott
Or T.S.Eliot

I would write a poem
So damn deep
That it bitter-sweet
Like a precious
Memory
Will make you weep
Will make you feel incomplete

Like when your lover leaves
And though defeat you concede
Still you beg and you plead
Till you win a reprieve
And you’re ready for rock steady
But the music is done already

Still
In the meantime
With my rythm
With my rhyme
With my rough base line
With my own sense of time

Goon poets have to step in line
‘Cause Buthelezi might get a couple of thousands
But Mandela for him
Thousands and thousands and thousands and thousands

If I was a top-notch poet
Like Kamau Brathwaite
Martin Carter
Jayne Cortez or Amiri Baraka

I would write a poem
So rude
And rootsy
And subversive
That it will make the goon poets
Turn white with envy

Like a candomblé/ voodoo/ kumina chant
An old time calypso or a slave song
That got banned
But from granny

Right
Done
To
Gran,
Child

Each and every one
Can recite that—if they want

Still
In the meantime
With my rhythm
With my rhyme
With my rough base line
With my own sense of time

Goon poets have to step in line
‘Cause Buthelezi might get a couple of thousands
But Mandela for him
Thousands and thousands and thousands and thousands

If I was a top-notch poet
Like Tchikaya U’tamsi
Nicholas Guillen
Or Lorna Goodison

I would write a poem
So beautiful that it’s simple
Like a plain girl
With good brains
And nice ways
With a sexy disposition
And plenty compassion
With a sweet smile
And a subtle style

Still
I will not bow and scrape
And groan like a ape
Peddling no puerile parchment of ethnicity
With only a vague fleeting hint of authenticity
Like a black Lance Percival in reverse
Or even worse
A babbling buffoon will loose his tongue

No, Sir
Not at all
I’ve got my rhythm
I’ve got my rhyme
I’ve got my rough base line
I’ve got my own sense of time

Goon poets better step in line
‘Cause Buthelezi might get a couple of thousands
But Mandela for him
Thousands and thousands and thousands and thousands

Nuno Júdice

Forma


Buscaba un estilo —algo que se le pudiera poner al
poema como un sombrero para la lluvia o para el
sol—. Quería vestir el lenguaje, la estrofa, el verso,
de la insólita elegancia del equilibrista. Leía
en voz alta los poemas de otros como si fueran
suyos y, aun así, no conseguía salir de la
“aurea mediocritas”, del tono bajo que caracteriza
a los simples imitadores. Una noche aprovechó
la soledad de la calle para observarse a sí
mismo en el reflejo de una puerta de cristal. «¿Quién
eres?», le preguntó a su imagen; y no se espantó
del silencio de la respuesta. ¿No era él,
al fin y al cabo, incapaz de explicar cosa alguna
de la vida? Construía ilusiones y las dejaba que
se desvanecieran, sin preocuparse de fijar
su imagen —finalmente, aquello de lo que están hechos
los poemas—. Y el invierno pasó, con el fuego de sus
aguas; una primavera le trajo el nombre al que hacía
mucho había dejado de llamar; julio y agosto
lo postraron en la indecisión de las tardes. ¿Para qué
escribir? Sin embargo las nubes de otoño descendieron al
nivel de los tejados; los días se volvían más cortos;
el viento del norte llegaba con una dicción de
antiguas hojas. Piensa que los muertos te visitan;
ábreles la página, y descubre que eres uno de ellos,
envuelto en un sudario de niebla y retórica.


Nuno Júdice. Forma (recantodasletras.com.br)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Forma

Procurava um estilo – algo que se pusesse no
poema como um chapéu para a chuva ou para o
sol. Queria vestir a linguagem, a estrofe, o verso,
com a insólita elegância equilibrista. Lia
em voz alta os poemas dos outros como se fossem
seus; e, no entanto, não conseguia sair da
“áurea mediocritas”, do tom baixo que caracteriza
os simples imitadores. Uma noite, aproveitou
o isolamento da rua para se observar a si
próprio no reflexo de uma porta de vidro. “Quem
és?” perguntou à imagem; e não se espantou
como o silêncio que lhe respondeu. Não era ele,
afinal, incapaz de explicar fosse o que fosse
da vida? Construía ilusões; e deixava que elas
se esfumassem sem se preocupar em fixar a
sua imagem – afinal, aquilo de que os poemas são
feitos. E o inverno passou, com o fogo das suas
águas; uma primavera trouxe-lhe o nome que há
muito se desabituara de chamar; julho e agosto
prostraram-no na hesitação das tardes. Para quê
escrever? Porém, as nuvens do outono desceram ao
nível dos telhados; os dias ficavam mais curtos;
o vento do norte chegava com uma dicção de
antigas folhas. Pensa que os mortos te visitam;
abre-lhes a página; e descobre que és um deles,
envolto num lençol de névoa e de retórica.

Philippe Soupault

Gramática


Tal vez y siempre tal vez
adverbios que me molestáis
con vuestros casi y casi no
cuando los apóstrofos florecen.

A vosotros puntos y comas
que bullís en los estanques
donde nadan los subjuntivos
os empaqueto y os ato.

Sed malignos párrafos
para que se cumplan las profecías
bastardo vergonzoso de los gramáticos
y los que tienen mala sintaxis.

chupaos vuestros imperativos
y dejadnos dormir
de una vez
es de noche
y hace calor.


Philippe Soupault. Grammaire (lieucommun.canalblog.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Grammaire

Peut-être et toujours peut-être
adverbes que vous m’ennuyez
avec vos presque et presque pas
quand fleurissent les apostrophes

Et vous points et virgules
qui grouillez dans les viviers
où nagent les subjonctifs
je vous empaquette vous ficelle

Soyez maudits paragraphes
pour que les prophéties s’accomplissent
bâtards honteux des grammairiens
et mauvais joueurs de syntaxe

Sucez vos impératifs
et laissez-nous dormir
une bonne fois
c’est la nuit
et la canicule

Linda Pastan

Hay poemas


Hay poemas
que nunca se han escrito,
que se mueven solo a través
de la mente
como por el cielo
de un día en calma;
lentamente la primera palabra
deriva al oeste,
las últimas letras se disuelven
en la lengua,
y lo que resta
es el azul puro
del conocimiento, sin nubes
ni alivio.


Linda Pastan. There are poems (litverve.tumblr.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

There are poems

There are poems
that are never written,
that simply move across
the mind
like skywriting
on a still day:
slowly the first word
drifts west,
the last letters dissolve
on the tongue,
and what is left
is the pure blue
of insight, without cloud
or comfort.

Irene Lisboa

Escribir


Si yo pudiera habría de… de…
¡transformar las palabras en maza!
Habría de escribir reciamente.
¡Cada palabra, seca, irresonante!
Sin música, como un gesto,
un golpe brusco y sobrio.
¿Para qué,
y para qué todo el artificio
de la composición sintáctica y métrica,
este redondeado lingüístico?
Me gustaba lanzar palabras.
Rápidas, secas y bárbaras: ¡pedradas!
Sentidos propios en todo.
¿Amo? ¡Amo o no amo!
¿Veo, admiro, deseo?
O no… o sí.
Y, con esto, continuando…

Y me gustaría,
para las infinitamente delicadas cosas del espíritu,
(¿cuáles? ¿pero cuáles?)
en oposición a la braveza
del juego de la pedrada,
de la puntería a las cosas ciertas y negadas,
me gustaría…
¡escribir con un hilo de agua!
un hilo que nada trazara…
fino y sin color… miedoso.
Oh, infinitamente delicadas cosas del espíritu…
Amor que no se tiene,
deseo dispersivo,
sufrimiento indefinido,
idea incontorneada,
aprecios, gustos fugitivos…
Ay, el hilo de agua,
el mismo hilo de agua ¿podría
pasar sobre vosotros, transparentemente…
o seguiros, humilde y tranquilo?


Irene Lisboa. Escrever (estudioraposa.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Escrever

Se eu pudesse havia de… de…
transformar as palavras em clava!
havia de escrever rijamente.
Cada palavra seca, irressoante!
Sem música, como um gesto,
uma pancada brusca e sóbria.
Para quê,
mas para quê todo o artifício
da composição sintáctica e métrica,
este arredondado linguístico?
Gostava de atirar palavras.
Rápidas, secas e bárbaras: pedradas!
Sentidos próprios em tudo.
Amo? Amo ou não amo!
Vejo, admiro, desejo?
Ou não… ou sim.
E, como isto, continuando…
E gostava,
para as infinitamente delicadas coisas do espírito
(quais? mas quais?)
em oposição com a bravezdo jogo da pedrada,
da pontaria às coisas certas e negadas,
gostava…
de escrever com um fio de água!
um fio que nada traçasse…
fino e sem cor… medroso…
Ó infinitamente delicadas coisas do espírito.
Amor que se não tem,
desejo dispersivo,
sofrimento indefinido,
ideia incontornada,
apreços, gostos fugitivos…
Ai, o fio da água,
o próprio fio da água poderia
sobre vós passar, transparentemente…
ou seguir-vos, humilde e tranquilo?

John Keats

Cuántos bardos adornan el transcurso del tiempo


¡Cuántos bardos adornan el transcurso del tiempo!
Algunos de ellos siempre fueron el alimento
de mi ensueño fantástico —podría cavilar
sobre sus cualidades, terrenas o elevadas—

y con frecuencia, cuando me dedico a los versos,
en tropel intervienen ante mi inspiración,
pero sin desconcierto ni grosero trastorno,
haciendo su función con un timbre agradable,

como tantos sonidos que prodiga la tarde:
el canto de los pájaros, el rumor de las hojas,
la voz de los arroyos, la campana que se alza

con solemne tañido, —y miles de otros más
que la distancia impide que los reconozcamos—
producen grata música y no salvaje estruendo.


John Keats. How many bards gild the lapses of time (bartleby.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

How many bards gild the lapses of time

How many bards gild the lapses of time!
A few of them have ever been the food
Of my delighted fancy,—I could brood
Over their beauties, earthly, or sublime:

And often, when I sit me down to rhyme
These will in throngs before my mind intrude:
But no confusion, no disturbance rude
Do they occasion; ’tis a pleasing chime.

So the unnumber’d sounds that evening store;
The songs of birds—the whisp’ring of the leaves—
The voice of waters—the great bell that heaves

With solemn sound,—and thousand others more,
That distance of recognizance bereaves,
Make pleasing music, and not wild uproar.