B. T. Joy

Las 17 fraternidades universitarias que harán que quieras enamorarte


.
El agua de mar se conoce por su sabor
y los períodos blancos de la luna son un eco de la tierra.
Las paredes de bosques se extienden por millas, practicando
delicados nexos en arabescos de flores,
en tapices de amorosas y desordenadas flores,
en rojo-abeja e inquietas flores.

No diré que te quería
pero me encantaban tus piernas. Como la pelota causaba
parpadeos en el sol de Euclides. Como una cosa en el esternón
torneada y ocreante igual que algo sagrado,
igual que la basílica en Florencia.

Eso es lo que el cuerpo-amor hacía por nosotros.
Tu ombligo era el centro de las cosas.
Los hilos de tu pelo eran todos los caminos a Roma.
No diré que te quería, pero tus labios
eran feroces con sal.

Una piedra y la estructura se cae,
pero las ciudades en ruinas son las más dulces.
Piensa en Delos con su falo roto.
Piensa en los muros polvo-agrietados de Petra.
Piensa en el horizonte del Bajo Manhattan.

Piensa en Breton
disparando indiscriminadamente
a la educada multitud parisina,
o en Neruda, salvaje-oso en la escarcha invernal
acortando distancias con su cuchillo verde.

Piensa de nuevo.
Euclides. Sol blanco. Bizqueante astrolabio.
Galileo moliendo cristal de Murano en una bala de cañón.
Monet pintando la costa de Normandía una y otra vez.
Luna-amor. Mar-amor. Cuerpo-amor.

Alfa Tau Omega. Me decías
que no había desnudez en la fraternidad universitaria.
Te has convencido de que te equivocabas.
Cuerpo-amor, salvaje como una moto, bronceado como los hombros
de Santa María del Fiore.

Más lento que la luz
a través de tu ventana. La mañana siguiente.
Láminas de cristal de Murano.
Un centenar de lienzos desperdiciados. Colgando en algún lugar
entre el agua del mar y la luna.
.


B. T. Joy. The 17 Frat Houses that Will Make You Want to Fall in Love
B.T. Joy
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The 17 Frat Houses that Will Make You Want to Fall in Love

Seawater is known by taste
and the white trials of the moon are an echo of the earth.
The woodland walls stretch for miles, practicing
tricky ampersands in arabesque flowers,
in carpets of litter-loving flowers,
in bee-red and fretty flowers.

I won’t say I loved you
but I loved your legs. How the ball caused
flickers in the Euclid sun. How a thing in the breastbone
rounded and ochred like something sacred,
like the basilica in Florence.

That’s what body-love did for us.
Your navel was the centre of things.
The threads of your hair were all the roads to Rome.
I won’t say I loved you, but your lips
were fierce with salt.

One stone and the structure falls
but the ruined cities are the sweetest ones.
Think of Delos with its broken phallus.
Think of Petra’s wind-wrecked walls.
Think of the skyline of Lower Manhattan.

Think of Breton
shooting indiscriminately
into the polite, Parisian crowd,
or Neruda, bear-wild in the winter frost
slashing away with his green knife.

Think again.
Euclid. White sun. Squinting astrolabe.
Galileo grinding Murano glass on a cannonball.
Monet painting the Normandy coast over and over.
Moon-love. Sea-love. Body-love.

Alpha Tau Omega. You told me
there was no nudity in the frat house.
You proved yourself wrong.
Body-love, wild as a moped, tanned as the shoulders
of Saint Mary of the Flower.

Slower than light
through your window. The morning after.
Sheets of Murano glass.
A hundred wasted canvases. Hanging somewhere
between seawater and the moon.


B. T. Joy

Días de océano


.
Un perfume de cálidas telas desciende
de las tiendas de ropa en el pulso azul de la orilla
y no se oye sonido más fuerte que el sonido
del carrizo envolviendo al carrizo en la playa.
Esto no es verdad ni metáfora: Yo seré alzado
en las mismas breves olas que alzaban mi cuerpo de niño
y, estómago abajo en el agua, arrastrado
a través del brillo de la arena y de vuelta otra vez.

Y así no debería temer nadie añorar el refugio de una cala
que ha visto a las blancas gaviotas flotando en la marea,
o mirado a los barcos inquietos cambiando de rumbo,
los motores zumbando como alas de abejas,
desde islas como individuales colmenas
hacia las profundas, radiantes flores del mar.
.


B. T. Joy. Ocean Days
B.T. Joy
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

B. T. Joy

Orca


.
Una orca va rodeando el barco.
Su oscuro y lustroso cráneo sacude la madera.
Pero no quiere amar
nada más que lo que quiera no amar.

Es de noche. Las estrellas están firmes
y ese gran mamífero bate el negro remo
de su aleta contra la fosforescencia marina;
aunque no amigablemente.

Rilke dijo: Dafne dijo,
mientras se transformaba en laurel,
que deberíamos imitar al viento. Pero solo
ciertos animales han aprendido el truco.

Esta noche un viento de músculo y piel húmeda
choca y golpea contra el casco. Y de vez en cuando
la ballena vuelca su grácil masa y se desliza
por la superficie, con pectorales en forma de hojas de laurel.

Bajo la garganta de máscara su piel es tan blanca
como la Dafne de Bernini. Su cabeza, una espúmea
y angosta ensenada lavada en viento y su simplicidad
me recuerda el fetiche que hice con pensamientos.

He sido cegado, bajo altas murallas de coníferas rojas,
por cuerpos de agua que aun inmóviles alcanzaban el cielo.
He escuchado a una montaña que en silencio miraba
como un ciervo retrocedía hacia los pliegues de la niebla.
Pero aún no sé nada, excepto lo que sigue:

Cuando salgo a lo abierto, como ahora, mi cabeza y mi pecho
se convierten en partes de un barco; y la naturaleza,
en algo que ni me ama ni tampoco me odia.
Algo, que es solo curioso, golpeando su cuerpo
suavemente con mi cuerpo.
.


B. T. Joy. Orca
B.T. Joy
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

B. T. Joy

Tres días en diez líneas


.
9 de abril

La metilprednisolona es amarga
pero la glicirricina dulce. Ocho pastillas al día ya
y tengo la suerte de seguir siendo curable. Había nieve
acumulada solo en las sombras de los fresnos;
¿o eran sauces, o olmos? Vi a un hombre, apenas cuarenta años,
llevando su propia bolsa de goteo desde la sala de terminales.
Sus muñecas eran finas y pupúreas como nuevas galaxias.
Este sugestivo mito está casi completo.
Parece haber evolucionado para explicar
la procreación del dios-luna.
.

10 de abril

El cielo era tan hermoso al llegar la mañana
como pelusa de melocotón cabalgando edificios iluminados
por la fuerza de la luz solar y de la suya propia.
Quedan luces encendidas en todos los pisos que se ven desde aquí.
Escuché un tictac de reloj de cuerda golpeando el suelo
y miré hacia abajo para ver a un adolescente
saltando en la pista amarilla como un pájaro no volador.
El contenido de estas tablillas es rico y variado.
La mayor parte es de carácter económico;
consiste en contratos y facturas de venta.
.

11 de abril

Nieve, que renuncia al movimiento.
Hojas secas de laurel, pescado sin piel y la adolescente
nacida sin estructuras esqueléticas en la cara.
Ahora jengibre fresco apilado en hileras;
ahora hace buen tiempo, como si nada sucediera,
y Mao Zedong como un gran sapo verde
choca la mano del claro cielo de primavera.
Cada pueblo y cada época tienen su historia de dragones,
aunque los nombres sean diferentes
y los detalles varíen.
.

Nota: Las líneas 8, 9 y 10 de cada verso de “Tres días en diez líneas” son frases tomadas al azar de la Sumerian Mythology de Samuel Noah Kramer.


B. T. Joy. Three Days In Ten Lines
B.T. Joy
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Three Days In Ten Lines

April 9th
The methylprednisolone is bitter
but the glycyrrhizin is sweet. Eight pills a day now
and I am lucky to still be curable. There was snow
built up only in the shadows of the ash trees;
or were they willows or elms? I saw a man, barely forty,
carrying his own drip bag from the terminal ward.
His wrists were thin and purple as new galaxies.
This delightful myth is almost complete.
It seems to have evolved to explain
the begetting of the moon-god.

April 10th
The sky was so beautiful come morning,
like a peach fuzz riding over buildings illuminated
both by strengthening sunlight and their own.
Lamps went on in every apartment visible from here.
I heard a clock tick of soft rope beating ground
and looked down to see a teenage boy
skipping on the yellow tarmac like a flightless bird.
The contents of these tablets are rich and varied.
The greater part is economic in character;
it consists of contracts and bills of sale.

April 11th
Snow, which disinclines movement.
Dried bay leaves, skinless fish and the teenage girl
born with no skeletal structures in her face.
Now fresh ginger stacked in rows;
now fine weather, like nothing happened,
and Mao Zedong like a great green toad
shakes hands with the clear spring sky.
All peoples and all ages have their dragon stories,
though the names are different
and the details vary.

Note: Lines 8, 9 and 10 of each verse of ‘Three Days In Ten Lines’ are sentences selected at random from Samuel Noah Kramer’s Sumerian Mythology.