Sinéad Morrissey

Migraña


.
Y aún sucede otra vez:
hay vándalos sueltos con afiladísimos cuchillos
en la sala de los tapices. Escenas tan bellas
como las blanqueadas nubes de este día
y la conmoción de floraciones púrpura
al otro lado del descampado

que parece bruscamente maltrecho,
apuñalado por la espalda, de modo
que surgen al azar una docena de brillantes agujeros
del tamaño de alfileres. Y después se ensanchan.
Pronto ni siquiera la hierba ha sido segada
ni el tojo cortado.

Ya no puedo ver tu cara.
En pie con las mangas caídas
y el encaje oculto, he renunciado
a toda esperanza de lo que estaba entero…
el mono al lado del naranjo,
el ruiseñor despedazado.
.


Sinéad Morrissey. Migraine
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda


Migraine

And it’s happening yet again:
vandals set loose in the tapestry room
with pin-sharp knives. Such lovely scenes
as this day’s scrubbed-white clouds
and shock of scarlet blooms
across the wasteground

looking abruptly damaged —
stabbed-through from the back
so that a dozen shining pin-sized
holes appear at random. Then widen.
Soon even the grass has been unpicked,
the gorse hacked open.

I can no longer see your face.
Posed in unravelling sleeves
and disappearing lace,
I have given up all hope for what was whole —
the monkey under the orange tree,
the tatterdemalion nightingale.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s